Tu hijo no sabe hacer lo que ya sabía

¿A qué se les llama regresiones infantiles?

¿Tu hijo vuelve a hablar como un bebé? ¿Quiere volver a utilizar el pañal? Puede que esté teniendo alguna regresión en su desarrollo. Mira aquí más al respecto.

Tu niño ya sabía ir al baño solito, o puede que ya supiera atarse los cordones o hablar mucho mejor que un bebé. Pero ahora parece que ha vuelto atrás. Se trata de una condición que puede ocurrirles a los peques a lo largo de su crecimiento. Conozcamos un poco más acerca de las regresiones infantiles.

Cuando los niños pequeños van creciendo y evolucionando, no lo hacen de manera lineal, sino que en su desarrollo puede haber alteraciones. Esto quiere decir que en ocasiones los menores avanzan, otras se estancan y otras vuelven hacia atrás.

Precisamente, el momento en el que los niños retroceden en su desarrollo es lo que se conoce en psicología como regresiones infantiles.

Estas regresiones podrían considerarse como los mecanismos de defensa que utilizan algunos niños de forma natural y sin darse cuenta para hacer frente a tesituras que consideran complicadas o que les producen algún tipo de estrés. Pueden ser muchas las causas que las originen, como la llegada de un hermanito, la pérdida de un familiar, una mudanza… Es decir, que suelen aparecer por una situación que les genere nerviosismo, angustia o frustración.

Lo que ocurre con los niños cuando viven una etapa así es que empiezan a tener comportamientos inmaduros para su edad, o más bien, conductas evolutivas anteriores que ya habían logrado superar. Suele ser común en peques de entre 3 a 5 años.

Comportamientos regresivos más comunes

Dentro de las conductas regresivas más habituales encontramos:

  • Las regresiones sobre el control de esfínteres, como mojar la capa por ser incapaces de controlarse o de ir al baño solos.
  • Las relacionadas con la rutina de sueño, como no querer dormir solitos y querer dormir con los padres, o también tener pesadillas y padecer insomnio.
  • Las regresiones en los hábitos de higiene como no saber cepillarse los dientes, ni peinarse, ni vestirse solos…
  • Las que tienen que ver con el lenguaje, puede haber niños que de repente vuelven a balbucear y a hablar como un bebé.
  • Las relacionadas con rutinas en general como no saber atarse los cordones, usar de nuevo biberón y chupete, comer papillas…

¿Son perjudiciales las regresiones?

Muchos padres se preocupan en exceso porque ven que sus hijos vuelven atrás en su desarrollo. Suelen llevarse las manos a la cabeza cuando ven que sus niños dejan de hacer lo que antes sí sabían hacer. Pero, ¿realmente las regresiones suponen un problema para los más pequeños?

En la gran mayoría de casos, estas regresiones no son perjudiciales, lo que seguramente esté ocurriendo es que los niños estén pasando por una fase en sus vidas en la que necesitan “hacer un parón”, regresar atrás y volver a sentirse seguros y con confianza para continuar desarrollándose. Esto quiere decir que por norma general las regresiones suelen ser temporales.

Es por ello que los mayores deberían aceptarlas al igual que aceptan un logro de los pequeños. Como siempre decimos, cada niño tiene sus propios ritmos, y estos deben respetarse. En este sentido, lo mejor que se puede hacer es apoyar a los niños y darles cariño, siempre respetando su ritmo.

Continúa leyendo