Nos fascinan nuestros hijos

Principales armas de seducción de los niños

Al cumplir el año, los elementos estrella de la comunicación de los niños son sus gestos. Su mirada, su caminar vacilante, su risa... Para nosotros sus gestos tienen poderes mágicos.

Principales armas de seducción de los niños

La comunicación de los niños de un año se basa en algunos gestos y cuatro palabras. Su encanto ilimitado y su ingenio hacen que consigan todo lo que quieren. Poco a poco van tomando conciencia de lo mucho que nos fascinan sus gestos y aprenden a explotarlo.

Ver al niño con el dedito estirado señalando una galleta nos enternece tanto que se la damos. A nosotros nos fascina este tipo de comunicación, y hacemos todo lo que nos pide para demostrarle que lo hemos entendido.

Sus primeras palabras

Las primeras palabras de nuestro pequeño hacen la delicia y crean la expectación de toda la familia. "Papá" y "mamá" son las más comunes, aunque no tiene porque ser así. Nuestro bebé pronto descubrirá que, cuando nombra a las personas, consigue atraer toda su atención. Nada hace más efecto en una madre que escuchar la palabra "mamá" de boca de su pequeño.

Después de los gestos y los balbuceos, llegan los intentos de nombrarlo todo, tarea en la que todos colaboramos gozosamente. Les encanta aprender palabras nuevas e intentar repetir todo lo que decimos. Nosotros nos entregamos a sus constantes demandas, aunque debemos tener en cuenta sus límites y no pedirles más de lo que pueden decir.

¡Que serios se ponen!

  • Más allá de sus gestos y palabras, lo que más nos enamora de los pequeños de un año es el tesón y la seriedad con la que realizan cualquier tarea. Meten, sacan, apilan y traen cosas con infatigable voluntad.
  • La imitación es otro de los mecanismos de aprendizaje. Repiten todo lo que hacemos. Es bastante común encontrar a los niños de año y medio paseando por la casa con la manita en la oreja y chapurreando una animada conversación con un teléfono móvil imaginario.

 

Nosotros tenemos que tener la mente abierta y comprender lo que nuestro hijo quiere expresar. Cuando estemos viendo un libro y señale un animal, puede que se refiera a lo que le gustó de la visita al zoo del día anterior, no al animal de la historia.

El pequeño insistirá hasta que hagamos comentarios sobre lo que está pensando y nosotros tenemos que descifrar lo que quiere decir.

 

9 armas de seducción infantil que encandilan a papá y mamá

  • Su sonrisa es altamente contagiosa. Resulta inevitable sonreír a un niño que nos sonríe. Es tan encantadora e irresistible que provocarla será la gran diversión de papá y mamá.
  • Su mirada. Directa, franca, demuestra en cada momento lo que siente. Se trata de una que mirada atraviesa varias capas de nuestra personalidad y nos hace sentirnos desnudos.
  • Su inegenio. No dejará de sorprendernos. El reciente descubrimiento de la relación causa- efecto le otorgará un gran poder para realizar deducciones y organizar sus andanzas.
  • Su determinación. Unida a su ingenio, es el complemento perfecto para conseguir lo que quiere.
  • La torpeza. Nuestro pequeño aún no controla bien su cuerpo, lo que se interpone entre sus objetivos y él. Sus dificultades despiertan en nosotros tal ternura que nos convierte en incondicionales aliados.
  • Los grititos. Especialmente si contienen alguna sílaba o vocal de nuestro nombre. «¡A pa! ¡A pa!», por ejemplo. Producen un efecto fulgurante en nuestro cerebro.
  • Aunque no haga ni diga nada, cuando veamos sus mofletes sentimos unos deseos irrefrenables de achucharlo.
  • Sus sonoros besos. Son adictivos y probablemente nos pasaremos el día pidiéndoselos. Y él dándonoslos... hasta que se canse.
  • El arma definitiva sonlos abrazos. Cuando te rodea con sus bracitos, estás felizmente perdido en el paraíso.

 

Asesoras: Carmen de Linares Von Schmiterlöw, doctora en Psicología, directora del Centro de Desarrollo Infantil y Atención Temprana; Dr. Miguel de Linares Pezzi e Isabel Márquez Ferreira, educadora infantil.

Etiquetas: 1 año, aprendizaje, comunicación con el bebé, desarrollo infantil, primeras palabras

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS