Entrevista a la creadora de Montessori en Casa

Claves para adentrarse en el mundo Montessori desde casa

9 minutos

Bajo la filosofía “ayúdame a hacerlo por mí mismo” de la propia Montessori, Cristina Tébar, la creadora de Montessori en Casa, nos cuenta cómo aplicar estas técnicas en la educación de nuestros hijos, nos orienta sobre qué libros leer y nos da unos ejemplos prácticos.

montessori en casa

Cristina Tébar es la creadora de Montessori en Casa, imparte cursos sobre cómo integrar montessori en la crianza de tus hijos. Esta licenciada en Ciencias Ambientales nació y creció en Madrid. Se mudó a Almería donde disfruta de “una vida algo más sencilla y natural”. Como dijo la revolucionaría pedagoga de principios del siglo XX María Montessori: "ser libre o morir." La maternidad le acerco a esta pedagogía y ahora comparte su experiencia en su web www.montessoriencasa.es donde relata ejemplos de actividades, narra cómo hacer manualidades, cómo lograr educar sin castigar y muchas otras cosas.

Cuéntanos, para alguien que no conozca el Método Montessori, ¿en qué consiste? ¿Qué favorece?

Para explicarlo de una manera resumida, el método Montessori consiste en facilitar al niño un entorno en el que pueda aprender por sí mismo mediante experiencias reales y generalmente manipulativas, en lugar de mediante lecciones teóricas o libros de texto. Esto permite aprovechar y fomentar la propia curiosidad del niño, haciendo que el aprendizaje le resulte interesante y placentero, y además mucho más efectivo. Por otra parte se da mucha importancia a la autonomía del niño, desde muy pequeño se le dan herramientas para desenvolverse en el mundo real que le van a servir durante toda su vida.

La fundadora María Montessori hablaba de periodos sensibles, ¿nos podrías identificar estos momentos?

Los periodos sensibles varían en función de la fuente que consultemos, y luego esos periodos también pueden variar mucho de un niño a otro, pero por mencionar algunos; el periodo sensible para el lenguaje abarcaría desde el nacimiento hasta los 6 años (por eso es tan importante introducir otros idiomas antes de los 6 años), el periodo sensible para el orden sería entre los 2 y los 4 años, el de las matemáticas entre los 4 y los 6 años… pero como he dicho, esto es orientativo porque cada niño se desarrolla a un ritmo diferente, y ahí entra en juego una de las máximas de Maria Montessori: “seguir al niño”. En esta pedagogía es vital observar  y conocer a cada niño para ir identificando sus intereses y sus periodos sensibles y de ese modo poder ofrecerle en cada momento los materiales, actividades o experiencias que más se adecúen a ese momento de su desarrollo y a sus intereses personales.

¿Nos podrías describir cuál es el entorno ideal Montessori?

¿Nos podrías describir cuál es el entorno ideal Montessori?

Un entorno ideal Montessori es aquel en el que el niño puede desenvolverse por sí solo y trabajar a su ritmo en las actividades que él mismo elija, durante el tiempo que elija y sin interrupciones. Para lograr esto lo primero que hay que tener en cuenta es que los niños por su altura se encuentran con muchos obstáculos y debemos intentar eliminarlos; utilizando mobiliario y utensilios adaptadas a su tamaño, facilitándoles el acceso al agua para beber o asearse, poniendo sus libros, juguetes o materiales a su altura…

¿Cómo se puede aplicar en casa?

Yo siempre utilizo el ejemplo visual de una pirámide, en la que la base serían los principios o la filosofía Montessori, ya que sin ellos no sirve de nada que nos gastemos el dinero en materiales o que preparemos actividades inspiradas en Montessori. Lo primero que tenemos que hacer es empaparnos de la filosofía y los principios básicos del método Montessori y aplicarlos en nuestro día a día, y aunque sólo hagamos eso ya estaremos ofreciendo a nuestros hijos una parte importante de esta pedagogía.
El segundo piso de la pirámide sería el ambiente preparado, que consistiría en lo que he comentado en la pregunta anterior, crear en casa un entorno en el que el niño pueda desenvolverse de manera autónoma, con muy poca (o ninguna) ayuda por nuestra parte. Igualmente, una vez hecho esto podríamos quedarnos aquí y nuestros hijos ya se estarían beneficiando de muchas de las ventajas que ofrece el método Montessori.
Y si queremos ir un poco más allá, en el último piso estaría la parte más académica del método Montessori, la que englobaría los materiales y las actividades concretas que se contemplan en cada una de las áreas (Vida Práctica, Sensorial, Lenguaje, Matemáticas, Geografía…). Este último piso ya supone una inversión algo mayor de tiempo y/o dinero para comprar o hacer en casa materiales, preparar actividades…

Crear en casa un entorno en el que el niño pueda desenvolverse de manera autónoma, con muy poca (o ninguna) ayuda por nuestra parte

¿Qué ventajas tiene utilizar el método en la educación de los niños?

¿Qué ventajas tiene utilizar el método en la educación de los niños?

Se favorece mucho la autonomía, la confianza en sí mismos, la capacidad de resolución de problemas… y por supuesto el amor por aprender, que es algo innato pero que por desgracia con un sistema educativo tradicional se va perdiendo con los años.
Por otra parte, los niños crecen rodeados de valores como el respeto a los demás y a la naturaleza, la automotivación y el autocontrol, la importancia de competir con uno mismo y no con los demás…

¿Cómo se les trasmite los valores Montessori a los niños?

Con nuestra manera de actuar y de tratarlos día a día. Si respetamos su concentración y su trabajo ellos aprenden a respetar el nuestro y el de sus compañeros. Si utilizamos consecuencias en lugar de premios y castigos aprenden a tomar sus decisiones en función de lo que está bien y lo que está mal en vez de hacerlo para evitar un castigo o para recibir un premio…

¿Nos podrías dar las claves para saber educar sin premios ni castigos?

La clave es utilizar consecuencias en lugar de premios y castigos. He de admitir que en la práctica no siempre es fácil… Muchas veces tenemos la tentación de recurrir a los premios y a los castigos porque lo cierto es que funcionan y además funcionan a corto plazo, y a veces cuando el cansancio hace mella (porque los padres y madres somos humanos al fin y al cabo), lo que queremos son resultados inmediatos, y en esos momentos es muy fácil caer en la tentación de utilizar premios o castigos. Pero si somos capaces de evitarlos, a la larga nos alegraremos de haberlo hecho.


Otra dificultad es que a veces la diferencia entre un premio/castigo y una consecuencia puede ser muy sutil. Por ejemplo, si nuestro hijo tenía que recoger su habitación y no lo ha hecho podemos decirle “Cómo no has recogido, hoy te quedas sin ir al parque”, o podemos decirle “Cómo no has recogido no vas a poder ir a parque porque vas a tener que quedarte recogiendo”; la primera frase es un castigo porque es algo que imponemos nosotros, pero la segunda es una consecuencia asociada al acto en sí. La diferencia es sutil pero poderosa, y aunque parece complicado jugar con las palabras en los momentos de tensión todo es cuestión de práctica.

¿Cómo se convierte una actividad en Montessori?

¿Cómo se convierte una actividad en Montessori?

No hay una fórmula mágica para convertir cualquier actividad en Montessori, pero sí que podemos seguir unas pautas para que una actividad ofrezca algunos de los beneficios del método Montessori.


Por ejemplo un punto importante es que la actividad tenga lo que llamamos “control de error”, es decir, que permita al niño darse cuenta de si la ha hecho correctamente o no sin que nosotros tengamos que corregirle.


También es importante que la actividad favorezca la concentración y la independencia del niño; para ello debemos facilitarle todo el material que va a necesitar y presentarlo de manera ordenada, de modo que cuando el niño comience la actividad no precise nuestra ayuda y no tenga que interrumpir su trabajo para buscar materiales que le faltan.


Y por supuesto debe tratarse de actividades manipulativas, en las que el niño trabaje con sus manos y aprenda a través de los sentidos.

¿Nos podrías dar ejemplos prácticos de actividades que apliquen el método en casa? Para bebés, para niños de 1-2 años, para niños de 3-4…

Una actividad genial para bebés que ya se mantienen sentados son las cestas de tesoros, que les permiten explorar objetos de la vida real y les ayudan a trabajar la concentración, la motricidad fina, la coordinación ojo-mano…


A los niños de 1-2 años les encantan las actividades de Vida Práctica, sobre todo las de preparación de alimentos y las de cuidado del entorno (regar las plantas, barrer el suelo…), y están mucho más capacitados para estas actividades de lo que a menudo pensamos! Si les proporcionamos utensilios adaptados a su tamaño y les damos la oportunidad nos sorprenderá ver lo rápido que aprenden y el gran empeño que ponen en llevar a cabo estas actividades.


Y para niños de 3-4 años hay una gran cantidad de actividades dentro de las diferentes áreas que se trabajan en Montessori, por ejemplo ya vamos viendo un mayor interés por las letras y los números, por la geografía, por ciertos conceptos de física… Así que podemos ofrecerles actividades relacionadas con aquellos conceptos en los que muestren interés, siempre teniendo en cuenta que los conceptos se trabajen de manera concreta antes de pasar a ideas más abstractas. Por ejemplo, antes de introducir los símbolos que representan los números (abstracto), tenemos que ofrecer al niño la experiencia de contar objetos que pueda tocar (concreto).

¿Qué libros recomendarías a unos padres interesados en el Método?

La verdad es que a pesar de haber libros muy buenos en inglés, muchos de ellos no están traducidos al español. Uno de mis favoritos es “Child of the World” de Susan Mayclin Stephenson, que da una visión muy amplia de la filosofía que rodea al método Montessori y de cómo integrarla en nuestra vida cotidiana con niños desde 3 hasta 18 años. Y para la etapa de 0 a 3 años sin duda recomendaría “Montessori from the start” de Paula Polk Lillarad y Lynn Lillard Jensen.


En español recomendaría “Cómo obtener lo mejor de tus hijos” de Tim Seldin, que es una buena opción para quien empieza de cero y quiere captar rápidamente algunas de las ideas principales del método para empezar a aplicarlas de manera práctica. Y por supuesto recomendaría leer alguno de los libros de la propia Dra. Montessori, que si bien pueden resultar algo más pesados de leer, al fin y al cabo es donde vamos a encontrar la información más fiel al método. En concreto yo recomendaría “El secreto de la infancia” o “La Mente Absorbente”.

Etiquetas:

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS