Educación y estimulación

Cómo desarrollar el lenguaje en los niños

¿Cómo podemos ayudar a nuestros hijos e hijas a desarrollar su lenguaje?

Hay diferentes formas de fomentar y ampliar el vocabulario de los niños. Cuanto más amplio sea su lenguaje, mayor riqueza de palabras y conceptos manejará. Esto le permitirá afianzar el proceso de lectoescritura, además de fortalecer su autoestima ya que les permite expresar mejor aquello que quieren.

Cómo desarrollar el lenguaje
Foto: Istock

Pero, ¿cómo podemos hacerlo? La mejor forma de fomentar el lenguaje en los niños pequeños es a través de las tareas y las actividades de la vida diaria. No debemos olvidar que los niños y las niñas aprenden mejor a través del juego, ya que se crean muchas más oportunidades.

Cómo ayudar a los niños pequeños a hablar

Los niños tienden a imitarnos en todo, lo sabemos. Por eso aprovecha en todo momento y narra todo aquello que estés haciendo. Cuando estéis jugando, cuando le estés vistiendo, a la hora de comer o en el baño. Describe tus actos con frases cortas y sencillas como, por ejemplo, “la cuchara es azul”, “voy a ponerte la camiseta” o “la esponja es suave”. Vocaliza y hablando con tranquilidad.

Cuando quiera algo que se encuentre fuera de su alcance, quizá un juguete o libro, tendrá que dirigirse a ti. Tu peque querrá comunicarse contigo con un propósito concreto. Y si solo señala, sin usar las palabras, sé tú quien le ponga palabras a lo que está pidiendo.

Incluir a los niños en las rutinas diarias es otra manera de garantizar el desarrollo del lenguaje de los niños y las niñas. Ya sabemos lo mucho que les gusta participar de las actividades de los adultos. Así que haz uso de ese interés para que participe de tareas de la casa como cocinar o poner la lavadora. Con frases cortas a modo de instrucciones aumentarás sus habilidades del lenguaje. “Guardar los calcetines”, “batir los huevos” o “untar las tostadas”.

Por supuesto, no debemos olvidarnos de la lectura. Los libros son un gran potenciador del lenguaje, además de permitirnos afianzar los vínculos emocionales con nuestros hijos e hijas. Cuando leemos en voz alta permite a los niños pequeños reconocer sonidos, entonaciones, aprender palabras nuevas o expresiones del lenguaje.

Sigue con el dedo el texto que estás leyendo y así tu peque comprenderá que tu lectura está relacionada con esos signos que estás indicando con tu dedo. Y no olvides ir describiendo todos los detalles que veas en las ilustraciones. Además de ayudarles en el lenguaje, favorece la concentración y la observación.

Otra forma de ayudar a los niños pequeños a hablar es a través del juego. Procura proporcionarle juguetes de concepto abierto y reduce, o elimina, la tecnología y exposición a pantallas. Ya que el uso de la tecnología puede retrasar la adquisición del lenguaje de los niños y niñas. No debemos pretender que un juguete parlante y lleno de música y botones se convierta en el modelo de lenguaje de los niños y niñas.

Consejos útiles para desarrollar el lenguaje en los más pequeños
Foto: Istock

Es mucho más importante y enriquecedor que tu peque juegue y aprenda contigo. Y si es a través de juguetes de concepto abierto tienes garantizado mayor tiempo de juego, aprendizaje y diversión. Los juguetes de concepto abierto permiten jugar de diferentes maneras en distintas edades. Unos bloques de madera pueden ser una carretera, una casa, una granja o una torre. Imagina cuántos juegos y cuanto lenguaje puedes desarrollar con unos simples bloques de construcción.

En el tema del juego, son tan importantes los juguetes adecuados, como los juegos de mesa. Unos juegos de mesa adecuados para su edad en los que tengan que esperar por turnos, aprender reglas o, incluso, mostrar su decepción por no haber podido ganar. Todo es lenguaje.

Y si hemos hablado de las actividades diarias, de los libros y el juego, no podemos olvidarnos de las manualidades. Cualquier tipo de expresión artística es toda una invitación no solo a crear, también a hablar y a aprender. Hacer manualidades con los niños y niñas les ayuda a aprender a seguir instrucciones, a hablar sobre los materiales que se van a necesitar, de cómo los usamos y, por supuesto, de la necesidad que tengan de pedirnos algo que necesiten.

También debemos incluir en esta sección las actividades sensoriales, como pueden ser las bandejas y contenedores sensoriales con propuestas de materiales para jugar con diversas texturas, formas y tamaños. Estas simples invitaciones sensoriales promueven el lenguaje mientras los niños juegan a trasvasar arroz o pasta, rellenan cuencos con cereales o mueven sus coches entre cacao que simula barro. Son pequeñas experiencias sensoriales que sorprenden y permiten al niño o niña expresar su asombro o que vaya narrando sus secuencias de juego.

Y después de un largo día de juegos y emociones llega la hora del baño que se convierte en otra gran oportunidad para desarrollar el lenguaje de los más pequeños. Jugar con los juguetes del baño, añadir un buen montón de burbujas, cantar canciones o, incluso, pintar, son los elementos perfectos para unas grandes conversaciones en el baño.

Como puedes ver son todas propuestas que se incluyen en la rutina diaria de los niños, ya que las mejores interacciones lingüísticas se producen con aquello que ya conocen y que tenemos en casa. Recuerda aprovechar cada momento para hablar, narrar y contar, con frases sencillas y vocalizando claramente. Esto conseguirá que tu peque adquiera vocabulario y puede ir expresándose con facilidad. Disfruta de su aprendizaje.

Mónica Palacios

Mónica Palacios

Aprendiendo a ser madre, mientras comparto todo lo que aprendo Cuando me dijeron esa típica frase de “Cuando seas madre, tu vida cambiará”, no imaginaba cuánto. Mi hija llegó para cambiarlo todo y hacerme ver que solo quería ser la mejor versión de mí misma para ser la madre que ella necesitaba. La conciliación laboral fue imposible, y pronto supe que no volvería a mi anterior trabajo de profesora de alemán. Comencé a leer y formarme, y sentir la necesidad de compartir todo lo experimentado y sentido con otras madres. Así comenzó Los Cuentos de Mamá, como una voz más de una madre que admite sus errores, aprende, llora y ríe en la tarea más difícil que asumimos al ser madres y padres: la crianza. Los Cuentos de Mamá ha ido creciendo hasta convertirse en una gran comunidad, tanto en las redes sociales, como en el blog. Una comunidad que se nutre de las ideas y propuestas que comparto sobre juego independiente, crianza, libros, manualidades y actividades sencillas con las que seguir fomentando el asombro, la imaginación, la creatividad, la diversión y el aprendizaje de nuestros hijos.

Continúa leyendo