El peque tiene un año

¿Cómo es el comportamiento de un bebé de un año?

¿El bebé ha cumplido o está cerca de cumplir un añito? ¡Qué rápido han pasado los últimos meses! Y aunque casi ni os hayáis enterado, el pequeño ha evolucionado mucho. Estos son algunos de los hitos dentro del desarrollo de un bebé de un año. Echa un vistazo y mira cuánto ha cambiado tu hijo.

bebé
Fuente: iStock

Tu hijo está dejando de ser un bebé y anda en camino de convertirse en un niño pequeño. Y aunque no te lo creas, ha crecido mucho tanto física, como mentalmente. Como siempre decimos, cada niño sigue sus propios ritmos, y existe variabilidad entre cada uno, algunos adquieren unas habilidades en un momento dado mientras otros aún no.

Pero también es cierto que algunos hitos evolutivos suelen ser comunes en la mayoría de los niños de un año de edad. ¿Quieres saber cómo suele ser el comportamiento habitual de un bebé de un año?

pasitos
Fuente: iStock

Sus primeros pasitos

Los primeros pasos de un niño suelen ser clave en su desarrollo y, por supuesto, un recuerdo especial para los padres. La mayoría suele darlos a esta edad, pero puede ser que otros lo hagan semanas o incluso meses más tarde. Lo común es que los den con sus pies hacia dentro y casi de puntillas.

La hora de dormir

Seguro que no hay duda de que cuidar de un bebé es una tarea cansada. Por eso, es normal que cualquier rato de descanso sea realmente apreciado por los padres. La hora de la siesta puede ser un momento crucial para recargar energías, aunque según van creciendo es posible que empiece a resistirse a dormir por las tardes.

Por la noche, lo mejor es seguir una rutina nocturna para que no proteste por ello, y sobre todo, para que le ayude a conciliar el sueño. Algunas buenas ideas pueden ser un baño, contarle un cuento o incluso, ponerle algo de música.

El momento de la separación

La famosa ansiedad por separación es muy común, de hecho, es probable que la haya tenido también los meses anteriores. Piensa que tú bebé depende de ti, por eso no hay nada más natural que, que se altere cuando tú te vas.

Estas son algunas recomendaciones que puedes seguir en los momentos en los que tengas que separarte de él:

  • Si has contratado un cuidador, mejor que llegue un poco antes de que tú te vayas para que el pequeño se vaya adaptando.
  • A lo hora de despedirte, no “prolongues el sufrimiento”, mejor hacerlo rápido y sin largas despedidas. Eso sí, recuerda que cada niño es un mundo.
  • Puedes ir preparándolo a ser más independiente. Por ejemplo, si se va a otra habitación, antes de seguirlo espera un poco (obviamente, siempre que sea un ambiente seguro). El objetivo es que sepa que puede confiar en ti.
bloques
Fuente: iStock

Sus ratitos de diversión

Más que centrarse en juegos que desarrollen su motricidad fina -como hasta ahora lo habían estado- ahora habrá un mayor gusto por aquellos que ejerciten sus músculos. Y es que, aunque puedan tener algunos momentos de atención para realizar actividades calmadas, los juegos preferidos serán los que precisamente no sean tranquilos. Les llamará la atención empujar, lanzar y tirar todo, por ejemplo. Quizá apilar bloques de juguetes, o… ¿Por qué no? También ollas y sartenes.

Algunas habilidades comunicativas

Probablemente, lo máximo que ha alcanzado a decir es “papá” o “mamá”, aunque muchos niños también son capaces de balbucear frases cortitas que quizá suenan como si estuvieran hablando en otro idioma. También es posible que pueda responder a órdenes simples como “dame el zapato” o que si le preguntes “¿dónde está la nariz”, la sepa señalar.

Aprovecha cualquier momento para mejorar sus capacidades lingüísticas, enséñale a decir “por favor” y “gracias”, dile los nombres de los objetos que veáis, los colores de las cosas, cuenta con él los escalones de las escaleras… Aunque pienses que no es relevante, él irá absorbiendo un montón de conocimientos.

foto claudia

Claudia Escribano

Periodista y curiosa. Aunque lo último es por naturaleza, para eso no existen títulos universitarios. Me encanta descubrir cosas nuevas y transmitirlas a los demás. Y para eso utilizo las palabras, la fotografía o todo aquello que me permita comunicar. ¡Mi objetivo aquí es haceros llegar muchas de ellas!

Continúa leyendo