Consejos para conseguir ser más paciente con los niños

Es una de las cualidades que los expertos destacan de los “buenos” padres/madres pero es también un atributo muy difícil de cultivar y desarrollar.

“La paciencia es la madre de la ciencia”. Uno de los refranes que más hemos escuchado de niños y adolescentes y que más repetimos cuando somos padres. Lo curioso es que intentamos fomentar la paciencia en nuestros peques al mismo tiempo que la perdemos, así que este es un refrán que debemos aplicarnos primero a nosotros mismos también en la edad adulto.

Señala el neuropsicólogo Álvaro Bilbao entre sus siete claves para ser “buena” madre o padre que una de ellas es la paciencia. “Educar a uno o varios niños es una prueba de paciencia. […] Tener una buena capacidad para ser paciente es sin duda una habilidad que ayuda mucho a los padres y madres a sacar su mejor cara cuando ya todo parece perdido”, asegura el popular especialista. 

No cuenta en ese texto Bilbao cómo conseguir ser más pacientes con los peques, cómo poder ser consecuentes con lo que les pedimos a ellos cuando no demuestran tener todavía paciencia. Pues bien, la psicóloga clínica especializada en la infancia y en crianza respetuosa Yanina Almaraz ha dedicado uno de sus posts divulgativos en redes sociales a compartir consejos para elevar nuestro nivel de paciencia con nuestros hijos e hijas. Son seis tips en total que tienen como objetivo facilitar la autorregulación. “Si nos regulamos a nosotros mismos estaremos modelando autorregulación en nuestros niños”, señala. 

Enumeramos y desarrollamos de mano de la psicóloga sus seis consejos para ser más pacientes:

Registro

Para Almaraz “es muy importante darnos cuenta de aquello que sentimos y pensamos ante él/ella en ese momento” en el que la paciencia se evapora. En su opinión, debemos Prestar atención a qué tipo de emoción nos genera ese comportamiento y nos invita a registrar aquellos pensamientos que tenemos en dicho momento. Esto nos ayudará a trabajar en ello para afrontar mejor este tipo de situaciones repetitivas en la crianza. 

Pensar antes de actuar

“Darme cuenta que eso que estoy sintiendo es intenso y necesito calmarme y pensar antes de actuar y decir o hacer algo de lo que luego pueda arrepentirme”, apunta Yanina  Almaraz como segundo consejo. “Quizás necesitemos alejarnos, cambiar de ambiente y distanciarnos por unos minutos, para frenar, respirar y pensar”, añade la psicóloga. 

Empatizar/cambiar de rol

La experta aconseja que nos pongamos en el lugar del peque y nos preguntemos qué tipo de madre/padre necesitaríamos nosotros de ser él o ella. “Ponerme en el lugar del niño sirve como una suerte de “botón de reinicio” en nuestro cerebro. Nos permite observar la situación desde la perspectiva de él/ella”, dice. 

Expresar lo que siento

Para agrandar nuestro depósito de paciencia no debemos callarnos lo que pensamos, sino todo lo contrario, según Yanina Almaraz. Debemos hacerle ver al niño/niña, con el lenguaje y tono adecuado, lo que nos molesta de lo que está haciendo y el por qué. 

Ayudarlo a que él/ella empatice

Invitar al niño/niña a que se ponga en vuestra piel es otro de los consejos de la experta. Trasladarle algo así: “¿Cómo crees que me siento yo/el otro cuando actúas de ese modo?”. Evidentemente, no es lo mismo hacerlo con un niño o niña de dos años, que con uno de 5 o uno de 10. No esperes la misma reacción en todos los casos.

Marcar el error y enseñar

El último consejo para adquirir más paciencia con los niños de La psicóloga Yanina Almaraz es que le marquemos su comportamiento equivocado al menor. Además, “le daremos alternativas a ese comportamiento y posibles consecuencias negativas al mismo”, apunta. “De esta modo, no será un castigo o reto “vacío”, sino que dejará en el niño una enseñanza y aprendizaje”, concluye. 

 

 

Rubén

Rubén García Díaz

Papá de dos niñas y periodista, la mejor combinación para que broten dudas, curiosidades, consejos efectivos (también otros que no lo son tanto) y experiencias satisfactorias que compartir en este espacio privilegiado para ello.

Continúa leyendo