Potencia sus habilidades

Los mejores consejos para criar a un bebé inteligente

No hay una fórmula infalible que dé respuesta a esta cuestión, pero sí se pueden establecer unas bases que potencien el desarrollo emocional e intelectual del niño desde sus primeros meses de vida.

La cuestión que nos planteamos en este tema, cómo criar a un bebé inteligente, bien podría formar parte de una lista de candidatas a ser considerada como “la pregunta del millón”. Ojalá hubiera una respuesta única y definitiva para ello, pero depende de tantos factores que es prácticamente imposible saber cómo hacerlo con la seguridad de que se conseguirá el objetivo.

Pero lo que sí se puede hacer es potenciar que el bebé desarrolle sus habilidades intelectuales desde muy que nace. Y no hace falta ser un genio para ello ni nada por el estilo. Basta con estar implicado en su crecimiento, darle seguridad y cariño, ser creativo y estar dispuesto a dedicarle tiempo de calidad. 

De entrada, con estos cinco consejos básicos ya estarás sentando las bases correctas para que el peque se desarrolle intelectualmente: 

Apego seguro

El vínculo entre el bebé y sus padres es un pilar básico para su desarrollo. Así lo dicen expertos especializados en el cerebro infantil, porque sin seguridad, el cerebro no aprende, o al menos no al ritmo de lo que hace un niño que sienta ese vínculo afectivo inquebrantable con sus padres. 

Comunicación permanente

Siempre lo decimos cuando tenemos ocasión, el flujo de comunicación ha de ser constante y bidireccional con los niños. Lógicamente, con un bebé recién nacido será más bien unidireccional, pero poco a poco a través del lenguaje gestual y más adelante con el habla, el niño también sentirá la necesidad de expresarse. Hay que escucharle, darle herramientas para expresarse y, en definitiva, utilizar mucho la narrativa para estimular su cerebro.

Compartir tiempo

Conectar con tu hijo es fundamental para su desarrollo. Lo es para fortalecer el vínculo, pero también para su desarrollo cerebral. Y pasar tiempo de calidad significa dedicarte a él al 100%, estar cara a cara y conectar a nivel comunicativo y afectivo con el pequeño. Y cuando crezca, jugar con él a todo tipo de actividades recomendadas para su edad. Se trata, al fin y al cabo, de estimularles y guiarles en su desarrollo. 

Tiempo para que se mueva con libertad

Hay que limitar el tiempo de los niños en elementos de seguridad que les bloqueen tipo sillas de paseo, tronas, hamacas, etcétera. No quiere decir que sean negativas, ni mucho menos, pero en la medida de lo posible hay que fomentar que se sientan liberados y motivados a responder a los estímulos externos. Cuando son muy pequeños, simplemente tumbados bocarriba en una superficie segura y ratitos cortos también bocabajo, en ambos casos vigilados. Y posteriormente, cuando ya se sujete erguido y empiece a gatear, por el suelo de casa, asegurando bien la casa para limitar los riesgos.

Identificar los objetos

Hay estudios que relacionan el desarrollo del lenguaje con la identificación visual de los objetos que se nombran. Y el habla es una puerta abierta de par en par para su desarrollo intelectual. Cuanto más se estimule al pequeño, en general, más se potenciará su desarrollo intelectual. 

Continúa leyendo