Vídeo de la semana

Libros para los más pequeños

Cuentos de la cuna a la luna: la colección para iniciar en la lectura desde bebés

Hay infinidad de títulos infantiles ideales para que los pequeños descubran historias asombrosas con las que amar los libros pero, ¿puedes inculcarle esta pasión desde bebés? Esta colección es perfecta para cultivar el hábito de la lectura antes incluso de que tus hijos aprendan a leer y te contamos por qué.

Hermanas leyendo
Hermanas leyendo (Foto: depositphotos)

Cuando compruebas con tus propios ojos como una niña de tres años que está empezando a familiarizarse con la grafía de letras y números puede leerle un cuento completo a su hermana de año y medio, te das cuenta del valor especial y único que posee el libro que ambas, lectora y oyente, tienen entre manos. ¿Un cuento que puede ser leído de cabo a rabo por alguien que no sabe leer ni una sola sílaba? Sí. Y no uno, sino doce. Los doce títulos que forman parte de la colección made in Spain De la cuna a la luna, la mejor forma de iniciar en la lectura a los peques desde bebés. 

Antes de que pueda parecer que el texto es un publirreportaje, quien esto escribe da su palabra de que no lo es. El contenido de estas líneas es subjetivo pero está basado en la propia experiencia, y todo lo que un padre de dos peques de las edades mencionadas anteriormente puede decir de esta colección son cosas positivas.

Las virtudes de los poegramas

De la cuna a la luna nace de la unión del talento de Antonio Rubio, maestro de profesión, y Óscar Villán, Premio Nacional de Ilustración 1999. Al trabajo conjunto de ambos le dio guía y voz la editorial gallega Kalakandra, encargada de publicar los doce cuentos que forman parte de esta serie de “poegramas” recomendados a niños entre 0 y 3 años, término acuñado por la propia editorial para bautizar el contenido de los mismos, poesía pictográfica en la que es fundamental el ritmo de la lectura. 

Su esquema y sus dibujos son sus dos principales secretos para que el resultado sea un éxito entre los peques. “El niño o niña aprende cómo se lee de izquierda a derecha, de arriba abajo, y que el paso de las páginas es el devenir de los versos. Ante la menor importancia de la grafía, las imágenes adquieren toda la fuerza comunicativa”, explica Kalandraka en su página web oficial. Estas últimas son fácilmente reconocibles gracias a detalles de la edición como la amplia separación entre figuras y el fondo claro sobre el que están impresas, pero sobre todo lo son gracias a su dibujo sencillo y de colores llamativos con diferencias entre ellos muy marcadas. Además, tal y como expone la editorial, “son imágenes perfectamente legibles que se articulan de igual modo que las palabras, con sus sílabas contadas; que se disponen a la manera de los versos: ordenadas, medidas, con ritmo y rima final; que pueden ser leídas de forma autónoma desde temprana edad”.

Árbol; Zapato; Luna; Miau; Pajarita de papel; Veo veo; Violín; Cinco; Limón; Cocodrilo; Frutas; y Animales -estos dos de reciente publicación- son los títulos de los doce cuentos de la colección, todos ellos sobre temáticas que generan interés en la etapa de 0 a 3 años y con las que están en constante contacto, acudan o no a la escuela infantil

Todos están disponibles en cuatro idiomas -castellano, euskera, catalán y gallego- y la mayoría de ellos también en dos tamaños: 16cmx16 cm y un poco más grandes, 24x24. Y si tienes miedo de que tu peque los destroce, puedes estar tranquila porque no hay cuentos más resistentes que estos, de cartón duro y con las esquinas redondeadas para evitar disgustos, un detalle que en la práctica es mucho más importante de lo que parece a priori.

Si no los has leído antes, puedes escuchar como suenan musicalmente en la voz de su propio autor, pero ya verás cómo a la segunda pasada le acabáis sacando en casa vuestro propio ritmo y vuestra melodía adaptada a cada letra.

Continúa leyendo