Principales hitos

Cómo es el desarrollo psicomotor de un niño de 0 a los 2 años al detalle

Estos son los hitos que un niño debe ir consiguiendo hasta cumplir los 24 meses de vida más allá de que cada uno siga su propio ritmo y los alcance antes o después dentro de dicho período.

Bebé (Foto: iStock)
Bebé (Foto: iStock)

Cada niño tiene un ritmo de desarrollo y de aprendizaje. Esta idea en la que insistimos siempre que tenemos oportunidad al igual que lo hacen pediatras, docentes y psicólogos infantiles, entre otras voces autorizadas, está fuera de cualquier debate. Sin embargo, conviene no confundirlo con el hecho de que un niño no alcance determinados avances a nivel psicomotor dentro de unos plazos estándar -por ejemplo, el desarrollo de la marcha puede oscilar entre los 11 y los 18 meses de vida- que la ciencia tiene completamente estudiados. 

Como padres, es bueno conocer cuáles son los hitos que nuestro hijo debe ir consiguiendo a medida que crece. Sobre todo, para descartar la existencia de un retraso psicomotoro detectarlo de forma preventiva en caso de que sí exista. De ser así, hay que ponerlo en conocimiento inmediato del pediatra si es que no ha sido detectado durante las revisiones periódicas. De esta forma, conociendo en profundidad cómo es el desarrollo psicomotor de un niño entre los 0 y 24 meses, es mucho más probable diagnóstico precoz de muchas patologías neuromusculares, como es el caso de la atrofia muscular espinal (AME), por ejemplo.

En declaraciones recogidas por la compañía farmacéutica AveXis, la Dra. Inmaculada Pitarch, neuropediatra y coordinadora del Área Pediátrica de la Unidad de Enfermedades Neuromusculares del Hospital Universitari i Politècnic La Fe de Valencia, explica que los pediatras de atención primaria cuentan con escalas reconocidas por las principales instituciones pediátricas que son una guía muy fiable también para que las mamás y los papás puedan conocer cuáles son los indicadores más importantes del desarrollo motor de un niño hasta los 2 años. 

Según estas escalas elaboradas en base a los criterios de la Asociación Española de Pediatría (AEP), la Sociedad Española de Pediatría Extrahospitalaria y de Atención Primaria (SEPEAP) y la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria (AEPap) durante el primer año de vida se considera un desarrollo normal si se observa que el bebé evoluciona de forma progresiva de la siguiente manera: 

De 0 a 6 meses

Consigue mantener la cabeza erguida cuando está en brazos, fija la mirada y seguir con la vista los movimientos de un objeto o una persona, sostiene objetos con presión involuntaria y los agita, y descubre y juega con manos y pies.

De 3 a 6 meses

Levanta y mueve la cabeza cuando está boca abajo, gira desde la posición de boca arriba a la posición de lado y viceversa, y coge y agita objetos cercanos.

De 6 a 9 meses

Se mantiene sentado sin apoyo, se arrastra por el suelo, se sostiene de pie con apoyo, sonríe ante su imagen en el espejo, la acaricia y parlotea, tira los objetos para ver cómo caen y oír el ruido que hacen, se lleva alimentos y objetos a la boca, y coge objetos y los golpea.

De 9 a 12 meses

Se sienta y se levanta con apoyo, gatea, descubre objetos ocultados en su presencia, mete y saca objetos de un recipiente, da sus primeros pasos con ayuda, juega con la cuchara y se la lleva a la boca, colabora en juegos de imitación, obedece a una orden simple cuando va acompañada de ademanes o gestos y garabatea.

En lo que respecta al segundo año de vida, entre los 12 y los 24 meses, estos son los hitos marcados por las instituciones autorizadas como un desarrollo psicomotor correcto que ha recopilado AveXis en un documento único: 

De 12 a 18 meses

Se pone de pie y da pasos sin apoyo, hace rodar una pelota, imitando al adulto, comienza a comer con cuchara derramando un poco, comienza a admitir comida sólida, manipula libremente con juegos de construcción, reconoce partes del cuerpo (cabeza, manos, pies), sube escaleras gateando, pasa páginas de un libro y hace torres de tres cubos.

De los 18 a los 24 meses

Bebe en taza sosteniéndola con las dos manos, comienza a comer con cuchara derramando un poco, reconoce algunos útiles de higiene personal, reconoce algunas partes del cuerpo (ojos, nariz, boca...), dobla la cintura para recoger objetos sin caerse, se reconoce a sí mismo en fotografías, corre, sube y baja escaleras, chuta una pelota y hace torres de seis cubos.

Por otro lado, entre los 12 y los 24 meses de edad es fundamental para un correcto desarrollo motor que el niño se ponga de pie y de pasos sin apoyo, reconozca partes de su cuerpo, comience a comer con cuchara, corra, suba y baje escaleras o sea capaz de chutar una pelota.

En caso de detectar alguna anomalía o señal de alarma en el desarrollo psicomotor descrito, como decíamos al comienzo de la pieza, se debe informar al pediatra. “En estas circunstancias, cuando los padres detectan que su bebé no está evolucionando a nivel motor según lo esperado, es clave que consulten cuanto antes con un especialista en Neurología Pediátrica, para que puedan descartar posibles enfermedades neuromusculares”, apunta la Dra. Imaculada Pitarch. 

La neuropediatra añade que es el pediatra de atención temprana el que “hará un seguimiento evolutivo más exhaustivo del niño, pues estos signos son una alerta para descartar trastornos neurológicos y para remitir al neuropediatra”.

Vídeo de la semana

Continúa leyendo