Quitar el pañal

El teletrabajo y el cierre de guarderías dificultan la retirada del pañal

La ausencia de rutinas provocada por el cierre de todos los centros educativos y por la medida de teletrabajo, está haciendo que este año la retirada de pañal de lo más pequeños se complique un poco para los padres, que no saben cuándo empezar exactamente. Pero, ¿hay un momento exacto para hacerlo?

orinal
Fuente: Istock

Si hay algo claro, es que 2020 está siendo un año atípico para cualquier cosa que se nos venga a la cabeza. Y es que, el coronavirus ha cambiado por completo las rutinas, el día a día y las costumbres de la población a nivel mundial.

Efectivamente, hace tres meses asistíamos al cierre de todos los centros educativos como medida de prevención; cierre al que también se sumaba la instauración casi de manera inesperada del teletrabajo en todos los hogares. Dos medidas que han traído muchos dolores de cabeza a las familias que veían cómo sus recursos tecnológicos, temporales y económicos se ajustaban demasiado a la nueva realidad de estudio telemático con varios niños en casa. Además, el confinamiento trajo consecuencias mentales a los más pequeños como el estrés, la dificultad para conciliar el sueño y la ansiedad.

Por suerte, parece que vamos viendo la luz al final del túnel con las medidas de desescalada implantadas por el gobierno, pero el teletrabajo y el cierre de guarderías (que todavía sigue vigente) sigue causando estragos. El último tiene que ver con la retirada del pañal que, como todos sabemos, suele comenzar en junio-julio (aprovechando el buen tiempo).

Este año, tal y como afirman desde el Hospital de Manises, en Valencia, se verá dificultada por la falta de rutinas desencadenadas de estos dos hechos. “Este hecho se ha convertido en algo más difícil de lo habitual por la ausencia de rutinas”, afirman en su página web. No obstante, desde el Área de Pediatría de este hospital aconsejan como clave en este proceso, no presionar al niño y confiar en su capacidad con tranquilidad, con afecto y sin dificultar su ciclo natural. Es decir, es más importante que nunca que las familias sepamos respetar sus tiempos y ritmos.

De hecho, tal y como afirma la Doctora Isabel Piqueras, pediatra del Centro de Salud de Quart: “el momento exacto para retirar el pañal no existe”. Confiesa que cada niño marcará su propio ritmo en función de su desarrollo madurativo y completa diciendo que, para conseguirlo con éxito, es importante que el peque sea capaz de caminar sin ayuda, que sepa dónde está el baño y sepa subir y bajar su ropa interior de manera ágil.

Otros trucos a tener en cuenta

Además de esto, desde el propio Hospital de Manises se hacen eco de otros tips con los que los padres podrán darse cuenta si es el momento idóneo para comenzar la retirada. Entre ellos se encuentra el momento en el que el peque comience a darse cuenta de que el pañal está mojado porque, tal y como afirma la pediatra, tal hecho confirma que comienza a ser consciente de qué está pasando: “al principio lo señalará después de haberse orinado. Luego durante y finalmente un poco antes de la micción”, completa la doctora Piqueras.

En cuanto al mejor aprendizaje que podemos ofrecerle para una retirada del pañal exitosa es el de por imitación, cuentan desde el hospital. La pediatra cree que es bueno empezar el entrenamiento enseñando al niño cómo se usa el baño cuando nosotros lo utilicemos. “Al principio le proporcionaremos un orinal o un adaptador para el WC y le acompañaremos a sentarse sin ropa un rato. Eso sí, siempre sin forzar para que no desarrolle miedos u odio”, afirma Piqueras.

Para terminar, los especialistas del Área de Pediatría del Hospital de Manises aconsejan no forzar e intentar mostrar los primeros días bastantes gestos de alegría y orgullo hacia el niño, además de normalizar los posibles escapes que pueda tener y explicarles con cariño por qué ha podido pasar y cómo podemos evitarlo la próxima vez.

También te puede interesar:
Marta Moreno

Marta Moreno

Como dijo Nelson Mandela “la educación es el arma más poderosa que existe para salvar el mundo”. ¿Qué tal si educamos desde el respeto, el amor y en familia?

Continúa leyendo