Dejar el pañal

Quitar el pañal en verano: consejos para no fallar en el intento

La mayoría de padres aprovechan el verano para enseñar a sus hijos a controlar los esfínteres, uno de los grandes hitos en el desarrollo de los más pequeños. Estos consejos te ayudarán con la tarea.

quitar el pañal
Fuente: iStock

El verano es la época en que muchos padres se plantean quitar el pañal a sus hijos pequeños. Y son muchos los que coinciden porque los motivos son bastante comunes: con el calor, los niños visten menos ropa y es más fácil cambiarlos si se mojan y se ensucian al intentar controlar los esfínteres. Además, muchas familias alegan otro motivo: si en septiembre empiezan el cole, como norma general no deben usarlo, aunque puedan llevar consigo ropa de recambio por si hay algún accidente.

Ante esa retirada de pañal tenemos que recordar algo: el control de los esfínteres es uno de los aprendizajes más importantes que debe hacer un niño pequeño. Es un proceso madurativo y personal que no se produce en todos los niños a la misma edad. Según los expertos, como norma general suele iniciarse hacia los dos años y medio y suele considerarse un problema si han pasado los cinco años y sigue sin saberlo controlar. Pero, como decimos, son normas generales: en la práctica, cada niño sigue su ritmo.

Unos niños controlan antes que otros

Controlar los esfínteres dependerá de si el cuerpo del niño está preparado para ello, no de que le enseñen sus padres u otros adultos. Hay niños que, una vez decidimos quitarles el pañal, en pocos días su cuerpo ya tiene suficiente control para ir al baño al igual que los adultos, en cambio otros necesitan más tiempo en lograrlo.

Incluso, hay niños que empiezan a pedir ir a hacer pipí al baño antes de la retirada del pañal. Esa es la señal definitiva que nos indicará que ya está preparado sí o sí para ello.

¿Cómo enseñarle a controlar los esfínteres?

Según María Montessori, antes de comenzar con la retirada del pañal, los padres y cuidadores han de asegurarse de que el niño esté lo suficientemente preparado para ello (independientemente de su edad). Así, habrán de explicarle lo que se siente cuando nos entran ganas de hacer pis o caca y estar atentos a sus gestos, como explicamos a continuación.

  • El niño deberá identificar las señales físicas que le indican la necesidad de ir al baño: algunos se mueven, se tocan sus genitales o nos comentan que tienen pis o caca.
  • Podemos ayudarles a relacionar estas señales físicas al ver un baño y saber que puede hacer pis y, por ejemplo, comentarle que intente hacerlo aunque no tenga ganas, ya que después será más difícil disponer de uno.
  • El aprendizaje que le transmitimos de día habrá que trasladarlo a la noche, lo que de entrada puede ser más complejo, requiriendo a veces continuar poniéndole el pañal.
  • Este aprendizaje requiere mucha implicación de los padres y/o personas a su cuidado, reforzándoles y demostrándoles que estamos contentos por sus logros, sin castigos ni amenazas si tardan en conseguir su control.

Consejos para retirar el pañal en verano

  • Como indica la AAP, podemos regalar un orinal al niño y explicarle para qué sirve.
  • Preguntar a menudo si tiene ganas de ir al baño y llevarle al orinal si dice que sí
  • Intentar dejarle sin pañal varios ratos al día para que note cuándo se ha hecho pis
  • Según la AEP, podemos invitar al niño a que nos acompañe al servicio para que nos quieran imitar.
  • Se le pueden poner unas braguitas o calzoncillos y enseñar a subirlos y bajarlos
  • Muy importante: hay que elogiar y felicitar cada pequeño logro y no castigar ni amenazar con cada error que tenga

 

Artículo asesorado por Mercé Corbella, psicóloga familiar de niños y adolescentes.

Vídeo de la semana

Continúa leyendo