Así será tu hijo

Estas características de tu hijo pequeño, las mantendrá cuando sea mayor

Si reconoces algunas de estos rasgos en tus hijos cuando son pequeños, probablemente los verás en ellos cuando sean mayores.

Si tienes niños pequeños, seguramente alguna vez te hayas preguntado cómo serán de mayores y cómo será su personalidad. Pues lo cierto es que, ya desde temprana edad, algunas de las características personales que tienen te van a servir de pista, porque muchas de ellas las mantendrán en el futuro.

Algunas personas creen que los principales rasgos de la personalidad se adquieren en la adolescencia, pero lo cierto es que ya desde pequeños todos tenemos algunas características que mantenemos al ser adultos. De hecho, algunas de ellas ya son casi visibles desde sus primeros momentos de vida. Solo hay que ver cómo algunos pequeños son más rebeldes, otros más empáticos y otros quizá más sociables.

Lo primero que debemos considerar es que la personalidad no es algo que se forja de un día para otro. Según va creciendo el niño, su personalidad digamos que va “cogiendo forma”. Y es que, para construirla influyen muchas cosas: el ambiente en el que crece (tanto en el colegio, como en su casa), las aficiones que tiene, la gente con la que se rodea, su educación, sus experiencias y vivencias… Es decir, un cúmulo de numerosos factores que dan lugar a una personalidad única.

Vamos a ver algunos rasgos de personalidad que, aunque puedan aparecer muy temprano en una persona, se van a mantener según pasan los años. Aprovecha para observar a tu hijo y a su comportamiento, y para intentar encontrar algunas de estas características en él.

La sociabilidad

Si te das cuenta de que tu hijo tiene un buen círculo de amistades y de que incluso no tiene problema para ampliarlo (aunque sea hablando con otro peque del parque, por ejemplo) es bastante probable que de mayor también sea muy sociable y que tenga una gran confianza en sí mismo.

La capacidad de adaptación

La manera que se tiene para adaptarse a distintos tipos de situaciones surge ya con las primeras experiencias. Fíjate en cómo es la adaptabilidad del niño cuando empieza un nuevo curso escolar, cómo es en sus actividades extraescolares, cómo se relaciona con sus compañeros…

La introversión o la extroversión

Este es uno de los rasgos que más suele mantenerse ya que no suele cambiar con la edad. No obstante, sí que es cierto que puede equilibrarse o suavizar en algunos aspectos. Por lo general un peque introvertido tenderá a la introversión cuando sea mayor, aunque esta estará más suavizada.

El liderazgo

Normalmente esta es una característica que también suele mantenerse el resto de la vida. De hecho, ya se aprecia cuando en un grupo de niños cada uno va adoptando diferentes roles que se irán manteniendo con el paso del tiempo. Generalmente, el peque o peques líderes, mantendrán esa personalidad cuando sean mayores, incluso aunque cambien de círculos también tenderán al mismo rol.

La humildad y la sensibilidad

Si presencias que tu hijo ya desde pequeñito es humilde, lo más habitual es que cuando pasen los años también lo sea y no se convierta en una persona autoritaria o prepotente. Eso sí, puede ser que en algunas ocasiones con tal de no hacer daño a nadie estos niños con mayor sensibilidad asuman más culpas y se vuelvan algo inseguros, por eso es conveniente ayudarlos a trabajar su confianza desde temprana edad.

Continúa leyendo