Aprendizaje por asociación

Estimulación temprana y bits de inteligencia: todo lo que debes saber

Aunque el término lleve a cierta confusión al parecer que hace referencia a algún concepto tecnológico o científico, la realidad es que no deja de ser una técnica educativa que ya aplican muchos pedadogos y padres con los niños de cero a seis años como un ejercicio más, muchas veces sin saber que se le conoce también con este nombre.

Niño aprendiendo
Niño aprendiendo (Foto: depositphotos)

Suena, y más en el año 2020, a término tecnológico, más propio de una página web especializada en el universo digital que en contenidos familiares como esta, pero resulta que "bits de inteligencia" no tiene de tecnológico más que el nombre de lo que en realidad es un método didáctico enfocado a los niños desde el nacimiento hasta los seis años.

Desarrollado por el estadounidense Glenn Doman, definió los bits de inteligencia con las siguientes palabras: “Unidades de información que se presentan a los niños de una forma adecuada. Su realización concreta se encuentra en la utilización de una ilustración o dibujo muy preciso o una fotografía de buena calidad acompañado de un estímulo auditivo, que consiste en enunciar en voz alta lo que representa”. Dicho de un modo resumido, no es otra cosa que enseñar en base a la observación de la realidad y el reconocimiento de aquellos objetos que la conforman a partir de tarjetas que expresan un concepto individual.

Trabajo por asociación

Las virtudes del métodos tienen que ver con la mejora de la atención y la capacidad de concentración de los pequeños, que además estimulan su cerebro, su memoria visual y por supuesto la capacidad de aprendizaje y la adquisición de vocabulario. Todo esto englobado en un contexto de estimulación temprana, algo parecido a la que ocurre por ejemplo con los pictogramas y la introducción a la lectura y también muy similar al concepto de los juegos de memoria de toda la vida. 

Los llamó bits de inteligencia Doman porque compara las imágenes con unidades de información visual que se ofrecen al niño y se trabaja con ellos por asociación y reiteración. Las tarjetas se pueden hacer de forma casera, ya sea en el ordenador o a mano, y también se pueden obtener con cierta facilidad de internet. Al fin y al cabo, vale todo, no hay un material concreto y específico con el que se trabaje este método educativo. 

Lo que sí es fundamental es que lo plasmado en las tarjetas sean conceptos únicos, claros y sencillos, que el bebé o niño pequeño sea capaz de asociar claramente su imagen primero a la palabra que exprese dicho concepto -es importante que se le repita mucho el término- y que después sea capaz por sí mismo de detectarlo por vía de la observación en su entorno.

Conceptos claros y sencillos

Siendo honestos, no es nada nuevo para la mayoría de madres y padres que en algún momento, posiblemente a menudo, recurren a este método de aprendizaje en casa con sus hijos sin saber que a lo que están haciendo se le conoce también con el nombre de bits de inteligencia. En definitiva, aquello que más se estimula aplicándolo es compartido con otros muchos ejercicios que se pueden hacer dentro del ámbito educativo con niños de esta edad. Está bien, es efectivo, pero tampoco parece que aporte nada especialmente novedoso. 

Continúa leyendo