Respeta su ritmo

Mi hijo aún no anda, ¿debo preocuparme?

La edad del pequeño, sus antecedentes y la evolución de su desarrollo desde el nacimiento son los factores a tener en cuenta a la hora de valorar un retraso en el hito del desarrollo de caminar.

Foto: Pexels
Foto: Pexels

Tu pequeño hace tiempo que cumplió su primer año de vida y no hay manera de que ande todavía. No te preocupaba lo más mínimo porque ya sabes que “cada niño lleva su ritmo” pero las inevitables comparaciones al arrancar la escuela infantil te han llenado de dudas al respecto tras comprobar que muchos niños de su edad o más pequeños ya andan. ¿Debes preocuparte?

Hay varios factores relacionados que son los que debemos tener en cuenta para saber si todo va bien y ninguno de ellos es el nivel de desarrollo de otros niños. El primer factor es la edad y si tu pequeño ha superado la franja que establecen los médicos como “normal” para empezar a andar, entonces entran en juego los antecedentes y su desarrollo evolutivo hasta el momento. Es decir, detalles como si fue prematuro o si nació bajo de peso, por ejemplo, y si ha ido alcanzando con los hitos del desarrollo previos a caminar o por el contrario no ha superado dichas etapas. 

Los hitos de desarrollo son la guía esencial mediante la cual los pediatras valoran a un niño. Los reconocerás fácilmente si has asistido a las revisiones periódicas con tu pequeño porque se preguntan y comprueban aquellos que corresponda por la edad del paciente. “Lo hacemos porque es la única manera, a una edad tan temprana, de saber si el desarrollo psicomotor del niño está ocurriendo de forma normal, o si presenta algún retraso respecto a la mayoría de niños de la misma edad”, explica el doctor Héctor Almeida, traumatólogo infantil de Traumatología Infantil Canarias. “Lo que hay que tener en cuenta es que los hitos del desarrollo tienen un amplio margen de variabilidad normal, por lo que habrá niños que caminan con 9 meses y otros que lo hacen con 14, pero lo importante es que no se sobrepasen ciertos límites, lo cual significaría que el niño presenta un retraso en el neurodesarrollo”, añade el doctor Almeida en relación a los hitos del desarrollo en los niños poniendo como ejemplo el que nos ocupa en este texto, el de caminar.

Cada niño tiene un ritmo de desarrollo

Según la OMS, un niño puede empezar desde los 9 hasta los 16 meses, aunque numerosos pediatras amplían dicho margen hasta los 17-18 meses como límite para que el menor dé sus primeros pasos con independencia. Por lo tanto, la primera lección que se extrae de este dato es que la variabilidad de los hitos del desarrollo es muy amplio, así que no hay que preocuparse si tu hijo de 14 meses no anda y su primo, por ejemplo, lo hace con 12. 

La segunda conclusión, esta sí más trascendente, es que si tu peque tiene más de año y medio y no anda, lo aconsejable es consultar a su pediatra. Probablemente no te hará falta porque este estará ya al tanto de que existe un retraso psicomotor en su paciente, lo cual no quiere decir que por ello tenga una patología o que sea grave. Hay que ponerlo en contexto en función de los factores anteriormente descritos; esto es, los antecedentes del menor -genéticos o adquiridos, por complicaciones en el parto por ejemplo- y la evolución de su desarrollo desde el nacimiento. Lo normal es que si existe un problema grave detrás de un retraso en el hito del desarrollo de caminar, el niño ya habrá mostrado algún síntoma previamente. 

En definitiva, antes de los 16 meses no hay que preocuparse por el hecho de que tu hijo no ande si su desarrollo ha sido el adecuado, y puedes observarlo hasta los 18 meses, dos más de margen. A partir de dicha edad, en caso de que no ande, ponte en contacto con tu pediatra para que valore el caso y detecte si no es más que un retraso puntual o si hay algo más detrás.

Rubén

Rubén García Díaz

Papá de dos niñas y periodista, la mejor combinación para que broten dudas, curiosidades, consejos efectivos (también otros que no lo son tanto) y experiencias satisfactorias que compartir en este espacio privilegiado para ello.

Vídeo de la semana

Continúa leyendo