Cómo conectar

¿Tu hijo no te escucha? Trata de hacer lo siguiente

Es muy probable que el motivo de la falta de conexión se deba a malos hábitos de comunicación. Repasamos cuáles son los correctos.

Si estás hastiado/a porque no hay forma de conseguir la atención activa de tu hijo cuando le hablas, debes autorrevisar cómo te diriges a él. Puede que no lo estés haciendo bien aunque le estés poniendo  la mejor de las intenciones y voluntades, y quizá, si cambias algunos detalles en la comunicación, la situación empiece a mejorar y consigas captar su atención y que te escuche más.

Julia, experta en crianza respetuosa y autoconocimiento que divulga en el perfil de Instagram @unamamaencalma, comparte los tres tips esenciales para fomentar la escucha activa en los peques y conseguir que nos atiendan al dirigirnos a ellos. Puede que a ti, que ya hace tiempo que lees sobre temas de crianza, te suenen todos, e incluso es posible que ya los tengas interiorizados, pero es evidentemente que muchas personas que tratan con niños y niñas a diario no lo hacen todavía. Basta con fijarse en las relaciones adultos-infancia en parques o puertas de colegios. Por eso, debemos insistir en ella. Son las siguientes medidas:

  1. Agáchate a su altura, dale la mano y establece contacto visual.⁣ “La mejor manera de que el niño se fije en tu voz es hablarle dentro de su campo visual y para lograrlo a veces tendrás que agacharte”, explica el neuropsicólogo Álvaro Bilbao, que también apunta este consejo a su lista de tips para que los niños nos escuchen.
  2. Utiliza preguntas en vez de ordenar, esto le hará sentir valios@ y capaz de encontrar sus propias respuestas.⁣ por ejemplo, no le ordenes recoger; a cambio, pregúntale algo así como “¿Qué hacemos cuando terminamos de jugar con las fichas?”.
  3. Valida antes de pedirle algo. Sus emociones son tan importantes como las tuyas.⁣ Dile, “entiendo que quieras seguir jugando, es hora de cenar”, o “entiendo que no quieras ir al cole hoy, yo tampoco quiero ir a trabajar algunos días. A veces debemos hacer cosas o ir a sitios que no nos apetecen”. 

Otros tips

A estas tres claves esenciales de la comunicación con los niños para conseguir su atención se pueden añadir otros consejos que los especialistas suelen compartir cuando tienen ocasión. 

Álvaro Bilbao, además de incidir en los mismos consejos ya citados, aporta algunos más. Los repasamos. 

  • Elimina distracciones. “Gran parte de los problemas de comunicación entre padres e hijos ocurren porque los niños literalmente no llegaron a escuchar lo que los padres dijeron”, dice Bilbao. Nada de tele, juguetes o cualquier otra cosa que complique que os escuche.
  • Pregunta. Además del contacto visual y físico, Álvaro Bilbao recomienda añadir dos preguntas al hablar con un peque. “La primera es: “¿Me estás escuchando?” y sirve para comprobar que el receptor está encendido y funcionando”, asegura. “La segunda es: “Repíteme lo que te acabo de decir” y sirve no sólo para asegurar que el mensaje ha sido recibido sino también para facilitar que el niño lo procese, lo comprenda y lo recuerde”, añade.
  • Cumple tus advertencias. No es una cuestión de amenazar, explica el neuropsicólogo, pero cuando hayas utilizado este recurso de la advertencia, “si no cumples lo que dices los niños simplemente aprenderán que tus palabras no merecen la pena ser escuchadas”, argumenta. 
  • Haz que no escuchar NO sea una opción. “El cerebro tiende a regirse por la economía del mínimo esfuerzo. Si el niño averigua que NO haciéndote caso le dejas tranquilo su cerebro tomará la determinación de hacerse el sueco porque es lo más económico”, explica Álvaro Bilbao. Por lo tanto, aunque requiera constancia y paciencia, hay que hacerles saber que no vas a seguir con lo tuyo si no te escucha.
  • Refuérzale cuando te escucha. No utilices coletillas negativas como “Ya era hora”. El neuropsicólogo aconseja todo lo contrario: “Si quieres que tus hijos te escuchen más dales mérito por haber prestado atención a tu voz con frases como “Gracias”, “¡Me has hecho caso muy pronto!” o simplemente pasándoles la mano por la cabeza en señal de reconocimiento”, dice.
  • Sé un buen modelo. Deja de mirar la tele o de hacer otra cosa cuando te hablen que les haga entender que en realidad no te interesa lo que te están contando. “Cuando tu hijo te hable haz que tu atención y postura corporal se centre en lo que te está diciendo; así le enseñarás a escuchar”, concluye. 
Rubén

Rubén García Díaz

Papá de dos niñas y periodista, la mejor combinación para que broten dudas, curiosidades, consejos efectivos (también otros que no lo son tanto) y experiencias satisfactorias que compartir en este espacio privilegiado para ello.

Continúa leyendo