Kids & Us

Inglés con bebés…. ¿Es posible?

En Kids & Us el inglés empieza a partir del primer año de vida. ¿Por qué? La madre de una niña de 18 meses nos lo cuenta.

Aprenden inglés de la misma manera que aprenden a hablar, a utilizar los cubiertos o a lavarse las manos: escuchando, observando, imitando... Tienen una capacidad extraordinaria para aprender, y por eso el inglés durante el primer año de vida tiene la misma dificultad para ellos que cualquier otra cosa: ¡ninguna: son como esponjas!

Las profesoras de Kids&US tienen diferentes métodos para enseñarles el idioma: con canciones, con historias, con dibujos, con muñecos, con bailes, etc... Veamos algunos ejemplos.

Las palabras beso y abrazo (kiss y hug) son unas de las primeras que aprenden. Les resulta muy fácil dar un beso o abrazar a un peluche, y esas son las primeras palabras que les enseña Mousy, el ratón protagonista de todas las historias del primer año, y al que todos los días abrazan después de levantarlo de su cama de juguete con una canción (“Mousy, wake up!”).

¿Reconocen fuera de clase lo que aprenden?

A estas edades les encantan las canciones y los bailes. Por esta vía aprenden decenas de palabras y estructuras. Así, por ejemplo, a través de una canción en la que hay que tocarse la cabeza, la nariz y la barbilla al ritmo de la música, aprenden las palabras "head", "nose" o "chin". Alguien podría preguntarse: ¿y reconocen las palabras fuera de esa canción? Hemos comprobado que, gracias a su capacidad de aprendizaje, si se utilizan esas palabras en otros contextos, ¡las reconocen! Así, si la profesora les pide un dedo (¡finger, finger!) para ponerles una pequeña marioneta, todos los niños lo extienden de manera natural.

Aprender jugando

Con un procedimiento similar, esta vez con marionetas de palo, los niños aprenden las palabras "appear", "disappear", “where is he?”, etc. De esta manera, los padres cuentan con una herramienta fantástica para seguir en casa. Así, por ejemplo, el clásico juego del cucú-tras se puede hacer en inglés, recordándoles los términos que han aprendido en clase. En poco tiempo, cucú-tras se puede convertir en el juego de "peek-a-boo", y para ellos no hay diferencia.

Otra forma de aprender es con dibujos en las manos. Les fascina tener una cara sonriente, un sol o una luna pintada en la mano, y la profesora aprovecha para pintarles en las manos y aprendan nuevas estructuras. Estoy teniendo la oportunidad de acudir a Kids and Us con mi hija. Todavía no habla, más allá de papá y mamá, pero si le preguntas, "where is the sun?". Te enseña su mano. Y también te la enseña cuando ve un sol dibujado en un cuento. ¡El progreso se nota en pocos meses!

Más información: Kidsandus.es

Ana Palicio

Ana Palicio

Soy periodista y madre de una niña y un niño. Si algo he aprendido con ellos, es que me queda mucho por aprender. Soy una asturiana por el mundo, que vive en Madrid. Me gusta viajar, lo nuevo, los museos, salir y entrar...Trataré de mostrar todo lo que me inspira, ayuda y divierte.

CONTINÚA LEYENDO