Aprender es divertido

Juegos para estimular su memoria

Actividades que le ayudarán a ejercitar la memoria, esa poderosa capacidad que le acompaña desde el nacimiento.

1. Regreso al pasado

Materiales necesarios: un álbum familiar de fotografías

Puede que no sea fácil mantenerle quieto para hacerle fotos, pero cuando se trata de verlas, sobre todo impresas, es otra historia. Para los niños, un álbum de fotos es como un cuento al que mamá y papá ponen voz. Él va relacionando las imágenes con los nombres que sus padres asocian a las fotos (“Esta es la tía Inés”, “Este, el tío Paco”), y así llega a conocer a los hermanos de sus padres que viven en otro país, a los primos que ve menos, a los abuelos de papá y mamá...

Mientras repasamos el álbum familiar, estimulamos su memoria. Sobre todo si usamos las mismas fotos al menos hasta que empiece a asociar él solito nombres y caras.

Si aún no habla, podemos echarle una mano enseñándole una foto y preguntándole dónde está la tía Inés para dejar que él la busque y después la señale con el dedo. En caso de que no acierte, debemos corregirle cariñosamente pero explicándole quién es la persona que ha señalado para que vaya memorizando quién es quién en el árbol genealógico: su nombre, si es hermana/prima/tía de mamá o de papá, si la ha visto alguna vez...

2. Tu cuerpo y el suyo

Materiales necesarios: ninguno

Ahora que se mantiene sentado solo en la bañera, la hora del baño puede ser mucho más entretenida que antes. Como tienes las manos libres, puedes aprovechar para señalarle en su cuerpo, o en el tuyo si te bañas con tu hijo, dónde tenemos el ombligo, las rodillas, el cuello, la nariz...

La siguiente parte del juego es pedirle que señale dónde están esas partes y la tercera, preguntarle si eso que estamos señalando es un ombligo o el cuello o las rodillas. Tu hijo se partirá de risa cada vez que acierte y lo celebres con unas cosquillas.

Además el momento del baño es uno de los que sí o sí los padres tenemos que pasar con nuestros hijos, pese a la falta de tiempo de la vida actual. Así que ¿qué mejor que aprovechar ese rato para pasar un buen momento con él, enseñarle jugando y descubrirle algo tan importante como los nombres de cada parte de su cuerpo? Te animamos a vivir la experiencia. Verás que además de fructífera para sus conocimientos y desarrollo es divertida, y no sólo para él. 

CONTINÚA LEYENDO