Tecnología

La exposición a pantallas antes de los 2 años puede entorpecer el desarrollo cognitivo de tu hijo

La Dra. Isabel Piqueras, pediatra del Departamento de Salud de Manises en el Centro de Salud de Quart, advierte del protagonismo de las nuevas tecnologías en la vida de los niños y de los peligros que esto puede conllevar, por lo que nos ofrece consejos para conseguir un buen equilibrio entre vida tecnológica y vida social.

bebé tocando una tablet
Fuente: iStock

La pandemia por el coronavirus ha provocado un avance más en el desfiladero de la hipertecnificación del mundo. Podemos decir que hoy en día, en los países desarrollados, los dispositivos electrónicos están totalmente integrados en nuestro día a día: televisión, videojuegos, tabletas, ordenadores y teléfonos móviles con todo tipo de fines.

Así pues, desde que son pequeños, los niños adoptan la tecnología como un elemento más dentro de su vida. Una síntesis que cada vez se pone en marcha antes, pero no podemos olvidar que la exposición a las pantallas antes de los 2 años puede entorpecer el desarrollo neuronal o cognitivo de los niños y niñas.

Lo advierte la pediatra del Departamento de Salud de Manises en el Centro de Salud de Quart, la doctora Isabel Piqueras, porque explica, hasta esa edad el cerebro del niño se encuentra en un estadio muy poco desarrollado y la excesiva exposición puede generar un entorpecimiento, visible a través de problemas como pueden ser el conocido déficit de atención, los retrasos cognitivos o el aumento de la impulsividad y falta de autocontrol.

Isabel Piqueras destaca que hay que prestar una especial atención a las pantallas y aconseja dosificar su tiempo de uso para no sacrificar otras actividades importantes como el juego, la lectura o el deporte. “Poner un horario que no supere una hora y asegurarse que antes de usarlos se hayan cubierto otras necesidades”, dice. Quizá el quid está en integrar las pantallas como un juego más dentro de la vida del niño y no como el centro de su mundo.

Fomentar otros juegos no tecnológicos y jugar con ellos

De este modo la pediatra recomienda “fomentar juegos libres que estimulen su imaginación y capacidad de resolver situaciones” y destaca que los más beneficiosos son aquellos que se producen en entornos naturales, con movimiento, manipulación de objetos.

Enero es el mes del juego, los peques están deseando jugar con los regalos que han dejado los Reyes esta Navidad, y muchos de ellos seguro que han incluido pantallas. En cuanto a esto, Piqueras recomienda a las madres y padres que conozcan los videojuegos de sus hijos y para esto, necesitan dedicar un tiempo a jugar con ellos. Mientras lo hacen, no solo comprenderán y analizarán el entorno en el que se mueven sus hijos e hijas sino que además pueden ayudarles y explicarles pautas para garantizar su seguridad en la red. Por ejemplo, las niñas y niños deben saber que si participan en juegos en línea o de multijugadores, deben hacerlo solo con personas a las que conozcan.

La doctora también aconseja a los padres que sean firmes en los momentos de desconexión. A la vez, ofrecer al niño alternativas de ocio como excursiones, reuniones con amigos (siempre teniendo en cuenta actualmente todas las medidas de seguridad por COVID-19) o eventos deportivos, mejorará su desarrollo cognitivo, neuronal y también social.

Educar a los niños en su uso, controlando el tiempo, buscando los contenidos adecuados y sobre todo acompañando a nuestros hijos, los dispositivos electrónicos pueden ofrecer infinidad de posibilidades” concluye Isabel Piqueras.

Vídeo de la semana

Continúa leyendo