Límites y educación

La importancia de límites para los niños

Es fundamental que los niños aprendan hasta donde pueden llegar en la relación con sus padres. En el desarrollo de su personalidad, los pequeños ensayan y comprueban estos límites y pondrán a prueba a los adultos en numerosas ocasiones.

niños tocando enchufe

Los límites que tratarán de poner los padres son como una moldura imaginaria que sirve para contener un espacio donde los niños pueden crecer y crear libremente, desarrollando su autonomía y habilidades sociales. Siempre haciéndolo sin salirse de la frontera impuesta por dicha demarcación.

La ausencia de límites y normas en la familia puede traer consecuencias negativas para la educación de los niños.

El miedo de los padres a poner límites

La manera de aplicar los límites a los niños dependerá del estilo parental que se utilice en la educación de los hijos.

Emplear ciertos límites puede instaurar dudas sobre la ideología que tienen los padres y crearles un conflicto. Muchas veces se mal entiende la idea de que aplicar límites va ligado a una crianza autoritaria, lo que conlleva un mal desarrollo del niño. Debido a esto, la preocupación de muchos padres es la de no ser demasiado estrictos para no traumatizar al pequeño, es decir ser negligentes en la educación de los hijos. Algo que no ocurre cuando los padres ponen normas para delimitar algunos comportamientos del pequeño por su bien.

Para muchos padres es difícil decir que no y mantenerse firmes con los hijos, pero es necesario hacerlo para la educación del niño. Las normas y límites se deben entender como una muestra de cariño hacia los pequeños. Al hacerlo, el niño aprende cuáles son sus derechos, desarrolla el sentido de la protección y el cuidado. Además, los padres a través de los límites hacen saber al hijo lo que se espera de él, lo que hace que este desarrolle su autocontrol y convivencia familiar.

Simultáneamente al hecho de saber decir no y mantenerse firmes en las decisiones, los padres deben contar también con paciencia y constancia.

Como aplicar los límites

No hay una fórmula mágica ni estandarizada de cómo hacerlo. Cada situación será encarada desde los recursos emocionales y las expectativas que tiene puestas el adulto en el niño, teniendo en cuenta su estadio del desarrollo en el que se encuentre el pequeño y las características propias del niño.

Cuando se incorporan las normas en la educación de los hijos a de hacerse de una manera consciente. Los límites han de ser razonables y respetuosos con la integridad del niño. Por eso, cuando se pongan límites se considerarán aspectos como:

  • Que las normas y los límites que se van a utilizar deben ser claros para el adulto ya que él será el encargado de transmitírselas a los niños de una manera comprensible para que las entiendan.
  • Transmitir las normas y los límites de manera positiva. De esta manera es más fácil para el niño entender mejor las cosas que puede hacer y no las que no puede hacer.
  • Es importante que el niño entienda que las normas se respetan porque tienen sentido para él y no porque las dice el adulto.
  • Decir no con sentido. Si el niño siente que se hace de una manera arbitraria se generará en él un sentimiento de rabia y frustración.

Por otro lado, son importantes las consecuencias que provienen de las normas. Estas hacen que el niño se autorregule. Por ello, deben de ser coherentes para que el niño respete la regla. Es decir, que la consecuencia no sea exagerada y que su cumplimiento sea real.

Cuando el niño cumpla la norma es vital el refuerzo positivo para que sienta que vale la pena esforzarse para autorregularse.

Las consecuencias permiten que el niño se autorregule. Estas deben de ser coherentes para que el niño respete la regla al saber que experimentara algo que no le agrade.

Etiquetas: cómo educar hijos

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS