Disciplina positiva

"La motivación permite que tus hijos valoren su esfuerzo en vez de centrarse en la perfección"

3 minutos

Entrevistamos a la psicóloga Bibiana Infante Cano sobre refuerzo positivo, el cambio de lenguaje en la educación y sobre disciplina positiva.

También te puede interesar: Disciplina positiva: 5 claves para educar en positivo
"La motivación permite que tus hijos valoren su esfuerzo en vez de centrarse en la perfección"

¿Cómo educar a nuestros hijos? ¿Se puede ser cariñoso y firme a la vez? ¿Cómo podemos huir de la permisividad y el autoritarismo? La psicóloga Bibiana Infante Cano, certificada como entrenadora en Disciplina Positiva, por la Positive Discipline Association y miembro fundador de la Asociación Disciplina Positiva España y su delegación en Galicia, nos invita a educar a nuestros hijos de una forma diferente: un cambio en nuestra actitud. Bibiana Infante nos introduce en la Disciplina Positiva, corriente que inició el psiquiatra Alfred Adler y popularizó en los 80 Jane Nelsen: "si tu hijo tiene un mal comportamiento, tienes una oportunidad de aprendizaje".

¿Qué es el refuerzo positivo?

El  refuerzo positivo es un término que se utiliza en las técnicas conductuales de modificación de conducta. El refuerzo es todo aquello que tiene el poder de aumentar la frecuencia de una conducta. Teniendo en cuenta esto, llamamos reforzamiento positivo a las recompensas, premios, elogios, alabanzas, etc. Se ha comprobado en múltiples estudios científicos que este tipo de técnicas tienen "las patitas muy cortas”. En aquellos casos que “funcionan”, lo hacen muy a corto plazo y generan, sobre todo en los niños, habilidades que distan mucho de ser saludables y útiles para la vida.

Algunos efectos a largo plazo del refuerzo positivo son: aprenden a depender de las cosas y de las personas, se vuelven materialistas, se sienten con derecho, manipulan y cooperan poco (para que voy hacer lo que me piden “a la primera”, mejor espero a ver que están dispuestos a darme a cambio). En resumen, generan motivación extrínseca “solo si me dan algo o recibo algo a cambio” hago lo que me piden… Dejando de lado la motivación intrínseca y la capacidad de auto evaluación.

¿La  Disciplina Positiva consiste en un cambio de lenguaje?
No es exactamente un cambio de lenguaje, consiste sobre todo, en un cambio de actitud. Es una posición diferente ante las conductas de los niños. Es una posición de aliento, de motivación, de conexión. En Disciplina Positiva, se considera que, como lo dijo Rudolf Dreikurs, el psiquiatra y educador estadounidense que desarrolló un  método de educación basado en la conducta cooperativa en vez de castigos ni recompensas, “los niños necesitan motivación y aliento, igual que las plantas necesitan agua”. Sin embargo ese “aliento” debe ayudar a promover la autoevaluación y la contribución por encima de la dependencia y la manipulación de la comportamiento.

¿Por qué no es importante el refuerzo positivo?
Ojo, no nos volvamos paranoicos con el hecho de alabar o elogiar. Las alabanzas, como los dulces, pueden ser agradables en ocasiones. Sin embargo, ninguno de nosotros quisiera basar su alimentación en chuches. Motivar o alentar debe ser el alimento básico para ti y tu familia. La motivación permite que tus hijos se vean como seres capaces y valoren su esfuerzo en lugar de enfocarse en la perfección o en darle gusto a los demás.

¿Significa que no debemos corregir el mal comportamiento?
Desde la Disciplina Positiva,  "el niño que se porta mal, es un niño desalentado", como también confirma Dreikurs. Debemos conseguir ver más allá del “mal comportamiento” para conseguir fomentar en los niños el sentirse valioso y motivados. Si vemos los errores como oportunidades de aprendizaje, nos enfocamos en soluciones y les ayudamos a que sean ellos mismos quienes encuentren sus propios recursos, adquirirán habilidades de vida además de “mejorar” su comportamiento.

¿Nos podríais dar algún ejemplo de frases que alienten el esfuerzo?

Motivar no es elogiar. Es fácil elogiar o  premiar a un niño cuando se porta bien, pero ¿qué hacemos si se porta mal? (que es cuando más necesita que se le motive). Frases que alienten el esfuerzo:

  • "Sé que lo has hecho lo mejor que has podido”
  • "Sé que podrás resolverlo”.
  • "Has sacado un sobresaliente, es fruto de tu esfuerzo”
  • "Debes estar orgulloso de ti"...

Etiquetas: aprendizaje, autoestima, autonomía, cómo educar hijos, disciplina positiva, educación

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS