Juego simbólico

Las muñecas desarrollan la empatía en los niños

Un nuevo estudio asegura que los niños que juegan con muñecas desarrollan más empatía y otras habilidades sociales.

Son uno de los juguetes que permanecen, después de generaciones, igual de vívidos que siempre. Las muñecas (y todo lo que tienen que ver con ellas) se repiten una y otra vez en las cartas de navidades, y en las de cumpleaños, y son el regalo que todo niño espera encontrar debajo del papel que rasgan siempre que tienen ocasión.

Y es que, las muñecas van mucho más allá de ser un simple juguete. Son uno de los elementos esenciales del juego simbólico: ese que ayuda a los niños a tener la capacidad de expresar dos representaciones simultáneas, la real y la ficticia, en la que muestran una identidad inventada, algo impensable hasta ese momento. Además, les ayuda a trabajar la creatividad, la curiosidad, la imaginación y su autonomía. Es su manera de aprender, básicamente.

Las muñecas, mucho más que un juguete: un elemento educador

Pero ahora, una reciente investigación ha ido un paso más allá y ha descubierto que las muñecas no son únicamente un juguete clave en el juego simbólico.

Según un estudio llevado a cabo por investigadores de la Universidad de Cardiff, los niños que juegan con muñecas consiguen un aumento de la actividad cerebral en la región implicada en capacidades como la empatía y otras habilidades sociales.

En concreto, ha demostrado que jugar con muñecas estimula más la expresión de las emociones en niños que con el juego con tecnología. Y esto ocurre independientemente de que quien esté jugando con la muñeca sea un niño o una niña.

“Cuando los niños juegan con muñecas, en primer lugar, se expresan en voz alta; y además interiorizan los mensajes en torno a los pensamientos, las emociones y los sentimientos de otros”, argumenta una de las autoras de la investigación. Y esto debido a que les ayuda a tomar perspectiva de lo que piensan los demás.

Además, es algo que ocurre independientemente de si el pequeño está jugando con otros niños o solo.

No se trata de un aspecto social, sino neurológico

A priori podríamos pensar que las conclusiones a las que ha llegado este estudio tienen que ver con el lugar que ocupan las muñecas en el juego simbólico. Pero esto no es así. Los investigadores encontraron, precisamente, que al jugar con muñecas los peques aumentaban la actividad cerebral de la parte encargada de desarrollar el procesamiento social y también el emocional.

“Esto puede demostrar que algunos juguetes actúan como un empujón para la imaginación y fomentan el juego de simulación más que otros”, establecen los autores.

Habilidades fundamentales para crecer emocionalmente

“Estas habilidades que se desarrollan mediante el juego con muñecas son importantes para interactuar y aprender de otras personas y para navegar por diversas situaciones sociales. Son muy importantes para mantener y crear nuevas amistades y para aprender de sus padres, profesores y de sus semejantes”, afirma la autora.

“Los niños disfrutan jugando, pero el juego es también una parte central de la experiencia infantil asociada con el desarrollo social, emocional y cognitivo”, zanjan en el comunicado hecho público.

Además, no es la primera vez que un estudio afirma algo de este tipo. Hace dos años, otro estudio llegó al a misma conclusión.

Marta Moreno

Marta Moreno

La responsable de la web de Ser Padres está especializada en temas de salud infantil, crianza, embarazo, psicología y educación, desarrollando la mayor parte de su carrera profesional en Ser Padres y otros medios orientados al mundo educativo. Es graduada en Periodismo y en Publicidad y Relaciones Públicas con máster en Marketing Digital, Comunicación y redes sociales.

Continúa leyendo