Entrevista a Sara Laso

'¿Me lo prestas?', el cuento indispensable para aprender a compartir

7 minutos

En solo 26 páginas los niños aprenderán valores tan importantes para su desarrollo como compartir, la amistad, la inclusión, la empatía, el respeto...Así es el primer cuento escrito por la maestra palentina Sara Laso.

También te puede interesar: ¿Hay que compartir por obligación?
'¿Me lo prestas?', el cuento para aprender a compartir

'Hay que compartir', 'prestáselo a tu hermano', 'un ratito tú y otro ratito tu amigo'... todos los padres del mundo hemos dicho alguna (si no cientas) de veces frases de este tipo. Con este nuevo cuento ¿Me lo prestas?, la autora Sara Laso (Palencia, 1989) y la ilsutradora Marta Mayo nos lo ponen fácil. Los niños, a través de sus 26 páginas, aprenderán la importancia de compartir, así como valores tan vitales como la amistad, la inclusión, el respeto, la solidaridad... Entrevistamos a la autora quien "siempre tuve claro que lo mío era ser maestra", y nos confiesa que lucha por "conseguir una plaza como maestra de infantil es mi sueño y por ello sé que no dejaré de intentarlo hasta que lo consiga, esta profesión es la que me hace feliz".

La autora se define como una completa "enamorada de la literatura infantil" que reconoce cómo se puede trabajar cualquier aspecto de la vida cotidiana a través de los cuentos y álbumes ilustrados enseñando a los más pequeños valores y mensajes adaptados a su edad y características".

¿Cómo se te ocurrió esta historia?

Las pasadas navidades, a partir de recibir el fantástico álbum ilustrado de “Lágrimas bajo la cama” empecé a darle vueltas a la idea de escribir, al principio no sabía muy bien sobre qué quería hacerlo, pero con el paso de los días y después de mucho pensar en los cuentos que estaban en el mercado por ese entonces, me pareció adecuado hacerlo sobre una característica que todos los niños antes o después tienen en común, la etapa del pensamiento egocéntrico, y así surgió el tema de este álbum, la importancia de compartir, siempre desde un enfoque respetuoso tanto a los demás como a los objetos de los demás.  

A finales de enero, tenía solo unas ideas en la cabeza y con el paso de los días, esas ideas fueron tomando forma y la historia empezó a tener un sentido, también es cierto que del primer borrador al último, la diferencia ha sido considerable.  En cuestión de semanas ya tenía ilustradora y en marzo pude ver por primera vez el primer boceto de Lucas, fue emocionante.

¿Para qué edades está enfocada la historia?

Debido a su tema principal creo que este álbum es perfecto para empezar a trabajarlo a partir de los dos años, es cierto que no soy muy partidaria de ponerle edad a los cuentos porque creo que lo que varía es la profundidad con la que se tratan los diferentes aspectos que aparecen en la historia. Por ejemplo, en torno a los dos o tres años, “¿Me lo prestas?” puede ayudar a los niños a verse reflejados en la actitud de Lucas, viendo cómo poco a poco con el desarrollo de la historia y con la llegada de Maraki, que procede de Etiopía y no está tan apegada a las cosas materiales, compartir puede ser divertido.

Sin embargo a partir de los cuatro años se puede profundizar un poco más en temas como la inmigración, la diferencia entre las escuelas de Etiopía y las de España, el reciclaje… pudiendo realizar así un bonito y completo proyecto sobre Etiopía por ejemplo.

'¿Me lo prestas?', el cuento para aprender a compartir
SEGURO QUE TE INTERESA...

Cuéntanos cómo ha ido la campaña de crowdfounding.

La idea de realizar una campaña de crowdfounding, me la pensé muy mucho porque no sabía si las ventajas serían mayores que los inconvenientes, al final, después de darle muchas vueltas y de preguntar a través de las redes a personas que ya la habían llevado a cabo, me decidí a probar suerte y sinceramente, ahora que ya ha finalizado, creo que no podía haber tomado una mejor decisión. Gracias a la campaña de micromecenazgo he conocido a personas increíbles que apuestan por ti y por tu proyecto sin apenas conocerte y eso es maravilloso, por no hablar de que el rango de alcance es mucho mayor de esta manera.  
Cumplí con el objetivo casi una semana antes de que finalizara la campaña y gracias a ello no tuve que poner de mi bolsillo todo el desembolso económico desde un primer momento, además creo que el detalle de que el nombre de todas las personas que han colaborado salga impreso en el cuento, es muy bonito y sobre todo a los peques les hace especial ilusión.

¿Por qué todos los niños pasan la etapa del ‘mío, mío, mío…’?

El famoso psicólogo Piaget, utilizaba el término “egocentrismo” para referirse a la dificultad que tienen los niños para situarse en una perspectiva distinta a la suya.

Se trata de una etapa natural y propia del niño en la que normalmente hasta los 3 o 4 años tienen dificultades para entender la perspectiva de los demás cuando no coincide con la suya, es decir, simplemente están en una etapa evolutiva en la cual ellos son los protagonistas porque aún no han desarrollado un pensamiento empático. Por esta razón no es que no quieran compartir, es que no saben cómo hacerlo ni entienden por qué deben hacerlo, de ahí que utilicen con frecuencia el pronombre “mío” o la expresión, “eso es mío” como dice el protagonista de mi historia.

¿Qué podemos hacer los padres para inculcarles el valor de compartir a nuestros hijos?

Bajo mi punto de vista, enseñar a los niños a compartir es fundamental para poder garantizar tanto su desarrollo social como educacional, pero hay que tener en cuenta que como en todo, cada niño sigue su propio ritmo de desarrollo y es por eso que debemos tener paciencia y estar atentos a cuándo empieza a necesitar la cercanía de otros niños porque será en ese momento cuando debemos enseñarle a compartir.

Con esto no quiero decir que lo tengan que compartir absolutamente todo, al igual que nos pasa a los adultos, ellos también pueden tener algún objeto, juguete, ropa… que no quieran prestar por tenerle un cariño especial. Eso también debemos respetárselo.

Señalar también que cuando hablo de compartir no solo me refiero a cosas materiales, a un juguete, o a una comida. Es todavía más importante enseñarles a compartir y a valorar el tiempo, los sentimientos o las experiencias que viven junto a su entorno más cercano.

Me gustaría terminar diciendo que como dije anteriormente, el egocentrismo es parte del desarrollo de los pequeños y es sano que lo pasen, además es que deben pasar por esta etapa y los padres no tienen por qué darle más importancia de la que realmente tiene, únicamente deben armarse de paciencia y cariño. 

Existe una corriente en crecimiento que reflexiona sobre porqué obligarles a compartir, ¿qué opinas?

Sinceramente no he oído hablar de dicha corriente  pero en todo caso, mi opinión es la misma que en la pregunta anterior, creo que “obligar” a hacer algo, no puede tener muchas cosas positivas, el diálogo y el respeto deben prevalecer por encima de todo en cualquier situación y cuando los niños estén preparados para compartir, créeme, lo harán.

En el cuento hablas de muchos valores: reciclaje, compartir, amistad, amor… ¿con qué te gustaría que se quedarán los peques?

Lo ideal es que se quedaran con un poquito de todo, jajajaja, pero está claro que mi finalidad es ayudarles a atravesar esta etapa egocéntrica en la que como decía, no saben compartir, por eso me gustaría que se vieran reflejados en los protagonistas de la historia y que cuando a ellos les apetezca prestar sus juguetes u objetos, lo hagan, al fin y al cabo esto generará muchas más situaciones sociales y como consecuencia, el aprendizaje en ellas será más rico y variado para todos.

¿Estás pensando en sacar más cuentos?

Pues es curioso cómo mucha gente de mi alrededor me dice que para cuándo voy a sacar el segundo cuento y yo siempre contesto lo mismo, primero tengo que vender todos los ejemplares de este.

Lo que sí que es verdad es que no es algo que haya descartado porque la experiencia con este primer álbum está siendo tan positiva y estoy conociendo a tanta gente maravillosa que no me importaría repetirla. Eso sí, no tengo nada en mente, ni sé sobre qué y cómo me gustaría hacerlo.

Etiquetas: aprender a hablar, cómo educar hijos, familia

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS