Técnicas de aprendizaje

¿En qué consiste el método de estudio Pascal y qué ventajas ofrece?

Método de sencilla aplicación, establece siete pasos concretos para que el aprendizaje sea más eficaz, y recalca también la importancia de los factores externos que pueden incidir muchísimo en el resultado de las sesiones de estudio.

Método de estudio (Foto: iStock)
Método de estudio (Foto: iStock)

Hace ya varias décadas que José Pascual dio vida al método de estudio conocido como método Pascal, una serie de consejos y pasos sencillos que si se aplican de forma correcta, con constancia y compromiso, favorecen de forma sobresaliente la interiorización del aprendizaje. “Aprender a aprender”, que diría el creador del método.

Son siete los pasos obligatorios de este método en lo que al estudio se refiere, si bien, como luego veremos, también hace hincapié en factores importantes que son complementarios a la técnica de estudio. 

Los siete pasos obligatorios, en orden, de los que debe constar toda planificación de estudio, son estos según el método Pascal: lectura previa; lectura comprensiva, a fondo, repasando varias veces aquello que sea necesario; subrayado jerárquico, donde es importante remarcar los conceptos clave; esquema, para organizar bien las ideas en base a las categorías del subrayado; reglas nemotécnicas, que consiste en la asociación mental de distintas informaciones para retener datos concretos; repaso a lo estudiado con la ayuda de todos los materiales creados, como los esquemas; y autoevaluación, mediante simulaciones de examen.  

Cómo seguir el método de estudio

Pero antes incluso de ponerse a estudiar y aplicar los siete pasos descritos, el primer paso fundamental es la planificación del estudio. Elaborar un pequeño programa con las sesiones que se le van a dedicar favorece la efectividad del aprendizaje, que no puede depender de la improvisación, ni mucho menos dejarlo para el último instante, un clásico entre los estudiantes. Para Pascual, son los alumnos que estudian de forma planificada los que optan a los mejores resultados. 

El método Pascal requiere también del cuidado en los detalles externos al estudio. Un ejemplo es el clima en el que se desarrolla la sesión de estudio. El creador del método considera necesario que el lugar designado para aprender tenga buena iluminación, y también recomienda disponer previamente ordenado y a mano de todo el material que se va utilizar a lo largo de la sesión de estudio. Por último, en este sentido también considera esencial la postura corporal, que sea erguida como recomiendan los expertos médicos pero también cómoda. 

Como tercer pilar del método destacamos los descansos, esenciales para que la sesión sea más productiva. EL método Pascal establece tandas de estudio de una hora y media como máximo, de manera que pasados 90 minutos es recomendable tomarse un breve respiro para que la eficacia del aprendizaje no se vea afectada.

En cuanto al papel de los padres en el proceso de estudio de sus hijos, Pascual aconseja que les dejen cierta autonomía pero que no se desliguen de ello. Para conseguir dicho equilibrio, el autor del método Pascal considera que la función de los padres va cambiando en base a la etapa. Por ejemplo, será más intervencionista en primaria, sin hacer nunca las tareas por el niño, y a medida que avanza a ciclos superiores, el menor deberá ser más autónomo, que al fin y al cabo es uno de los objetivos de la educación. 

Estos son a grandes rasgos los pilares de un método de sencilla aplicación pero que requiere de responsabilidad y compromiso en el tiempo para que el aprendizaje se asimile de la forma más efectiva posible. 

Continúa leyendo