Herramienta de aprendizaje

La mejor música para bebés: ideas de canciones perfectas

La música, como la lectura, es una herramienta magnífica para el aprendizaje y desarrollo de los bebés. Y, como nos pasa a los adultos, también para su estado de ánimo.

Bebé tocando música (Foto: iStock)
Bebé tocando música (Foto: iStock)

La música es vida para los bebés, como lo es para los adultos. Una melodía alegre les ayudará a estar a ellos así, y si es la hora de relajarse, una música en esa línea también facilitará que el niño lo haga. Solo hay que beber lo que ocurre con las canciones de cuna o nanas, y ni siquiera tienen que sonar por un altavoz inteligente, es suficiente con que se las cante alguien cercano para que sean superefectivas. 

Al fin y al cabo, no es muy distinto lo que ocurre con los niños recién nacidos y la música de lo que nos pasa al resto de seres humanos. Lo pudimos comprobar durante el confinamiento, seguramente la etapa en la que más hemos puesto en valor cada uno de nosotros la trascendencia y el poder de la música. No podríamos vivir sin ella, al menos en la manera en la entendemos la vida. 

Beneficios de la música

Tiene una ventaja la música con respecto a todas las demás disciplinas culturales para poder introducirla en la vida de los peques incluso antes de que nazcan: su versatilidad. Actualmente, con la tecnología que tenemos al alcance, se puede escuchar de muchas formas y en cualquier contexto, así que no hay excusa para que no se la pongas a tu bebé.

Cuanto más suene por los altavoces y más tiempo esté la tele apagada, mucho mejor. Eso sí, si llega la hora de dormir, el silencio es lo recomendable así que una vez el peque descanse, apaga la música o deja de cantar en caso de que sea tu voz la que le acompaña en ese momento. 

Las canciones que les encantarán

Poco a poco, el recién nacido crecerá y llegará el momento de las canciones de toda la vida, que suelen ser melodías repetitivas y letras sencillas, perfectas para que aprendan primero a reconocer su cuerpo -ahí están los famosos “Cinco lobitos” como ejemplo- y luego a ampliar su vocabulario poco a poco, como el tema  “Yo tengo una casita”.

“Soy una taza” o “El arca de Noé” son ideales para trabajar los animales y la gestualidad. Como las escuchará en clase desde que vaya a la escuela infantil, se lo pasará en grande con grupos infantiles como Pica Pica o Los Cantajuegos, que tienen todo el repertorio de clásicos musicales para niños versionados. 

Prueba otros ritmos

De todos modos, hay quien piensa que por ser niños solo pueden escuchar canciones infantiles, y no tiene por qué ser así. Todos recordamos determinados artistas porque son la banda sonora de la casa de papá y mamá y de los viajes en coche con ellos cuando éramos pequeños, así que no restrinjas la música por el hecho de que sean recién nacidos a excepción de aquellos ritmos que no sean demasiado armoniosos. Teniendo en cuenta este último detalle, a partir de ahí, déjate llevar por tus gustos; lo importante es que la música esté presente en sus vidas.

Evidentemente, en los primeros meses de vida, las nanas o canciones relajantes son las que más utilizarás porque el bebé se pasará mucho tiempo durmiendo, pero puedes poner mientras está despierto música clásica en casa o algún estilo tranquilo, como es el caso del jazz, por ejemplo. Y en todo caso, le pongas lo que pongas, fíjate en sus reacciones, porque tendrá sus gustos y te lo hará saber con su reacción a cada música que le pongas o cantes.

Vídeo de la semana

Continúa leyendo