Compras en familia

Al súper con el niño

Nuestra casa o la guardería están preparadas para un niño de dos años (inquieto, curioso y lleno de energía), pero un supermercado o un centro comercial son otro cantar.

Al súper con el niño

1.- Tener una pequeña charla para explicarle dónde vamos a ir, por qué y lo que esperamos de él

2.- Captar su atención desde el principio y convertir la compra en una especie de aventura fascinante: "Ahora vamos a comprar colonia para los muñecos, y después, espaguetis que te gustan tanto, ¿vale?". Lo importante es que no se aburra

3.- Permitirle participar haciéndole algunas consultas y dejándole tomar pequeñas decisiones: "¿Prefieres ir en el carrito o ayudarme a meter cosas en él? ¿Vamos primero a la frutería o a la panadería?2

4.- Pedirle su colaboración para alcanzarnos los productos que están en las estanterías más bajas: «Qué mayor, ya puedes con esa caja de cereales». Y si prefieren ir en el carro podemos ocuparles en colocar lo que metemos en él.

¿Y si se le antoja todo?

Los súper están llenos de tentaciones irresistibles para los niños. Si nuestro hijo coge objetos que no queremos, lo mejor es distraerle con otra cosa. "Deja ese jabón, que pican los ojos, y vamos a ver la comida para perros". Intentemos hacerlo de una manera positiva en lugar de amenazarle.

Si aun así se empeña en llevarse algo, habrá que actuar con firmeza y afrontar la rabieta con aplomo. La gente sabe lo que es un niño, y si alguien no lo entiende es su problema.

Concederle un pequeño capricho puede ayudar mucho a mantenerle tranquilo. Podemos anunciarle que lo haremos al final, al llegar a la caja, como premio por portarse bien. Pero también podemos dárselo antes para que vaya entretenido.

Los padres podemos hacérselo más fácil

  • Si nuestra intención es ir a hacer una macrocompra para todo el mes, lo mejor será no llevar al niño con nosotros: a esta edad no resisten mucho tiempo sin ponerse nerviosos.
  • Otra opción es acudir dos adultos con el niño. Así, si se cansa, uno de ellos puede llevárselo fuera y esperar al otro.
  • Conviene evitar los días de más afluencia (primeros de mes, viernes por la tarde...) para evitar agobios.
  • Si el niño está cansado, con sueño o con hambre, lo mejor es dejar las compras con él para otro momento.

Precauciones

  • No perder de vista al niño ni un minuto, ya que puede perderse o hacerse daño.
  • Alejémosle de puntos peligrosos como la puerta (podría salirse a la calle), las escaleras (sobre todo mecánicas) y los ascensores.
  • Podemos vestirle con ropa llamativa para localizarle más rápido.
  • Cuando tengamos que prestarle un poco menos de atención (por ejemplo, al ir a pagar) indiquémosle claramente dónde estamos y mantengámonos en un lugar visible.
  • Asegurémonos de que sabe decir su nombre y pactemos un lugar que él identifique bien para que nos espere allí si se despista. Es aconsejable meterle en el bolsillo un papel con su nombre, el de los padres, un teléfono móvil y la dirección de casa

 

Etiquetas: 2 años, niños, seguridad

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS