Así se comportan

Niños de alta sensibilidad, ¿cómo diferenciarlos?

La psicología ha descrito al detalle cómo son estas personas cuyos rasgos comunes se manifiestan desde la infancia. Te contamos cuáles son.

La doctora Elaine Aron, psicóloga e investigadora estadounidense, pasó a la historia por describir los rasgos comunes de las personas altamente sensibles, conocidos en el sector de la educación y la psicología como PAS. Ella misma forma parte del 20% de personas que se pueden catalogar como tal.

En general, las personas altamente sensibles, rasgos de la personalidad que aparecen desde la niñez, son muy sensibles y amorosos, lo cual para nada es malo porque tienen niveles de empatía muy altos. Sin embargo, es importante conocer que lo son porque esa intensidad emocional que les caracteriza hay que saber que existe para ayudarles a gestionarla lo mejor posible porque puede ocurrir que se saturen y les genere estrés, por ejemplo. Son, en definitiva, niños más vulnerables en entornos que no son positivos

 

Cómo identificar un niño PAS

Para identificar a los niños PAS, sigue vigente la descripción que la doctora Aron hizo de estas personas, en las que por cierto el género no es un factor decisivo porque se da en un porcentaje similar de mujeres y hombres, en la década de los 90. La psicóloga describe cuatro atributos que coinciden en la inmensa mayoría de personas altamente sensibles. Se conocen como DOES, acrónimo de Depth of Processing, Overstimulation, Emotional Reactivity y Sensing the Subtle, o por sus siglas en castellano, PSES, y suelen dar la cara desde la etapa de recién nacido. 

Los cuatro atributos los explican numerosos autores y especialistas en psicología. Así los describe, por ejemplo, el equipo de la escuela Bitácoras, especializada en crianza respetuosa, educación y salud infantil:  

  • Procesamiento profundo. "Las Personas Altamente Sensibles (PAS) realizan un procesamiento más profundo y elaborado de toda la información que reciben", explica Blanca Torres. “La mente de una persona altamente sensible trabaja a un ritmo que puede llegar a ser agotador”, añade.
  • Sobreestimulación. "Es lógico que cuando se procesa mucho toda la información que se recibe, se llegue antes a un punto de saturación y cansancio", advierte Torres. Este es uno de los aspectos más importantes con las personas PAS, ya que un rasgo que no tiene por qué ser negativo puede derivar en consecuencias negativas si se llega a este punto: “las personas altamente sensibles pueden llegar a experimentar bajo rendimiento, bloqueo o desconcierto en situaciones en que la abundancia de estímulos les supera”, dice la experta de Bitácoras.
  • Emoción. "Las PAS son emocionalmente muy reactivas. A veces, esto contribuye a la alta empatía", comenta Blanca Torres. Esta empatía tan desarrollada deriva en una enorme sensibilidad al comentario y opinión ajeno. “En encuentros sociales, la atención a las emociones de todos puede provocarles bloqueo. No se trata de timidez, sino de la sobreestimulación antes señalada”, apuntan desde Bitácoras.
  • Sutilezas. La capacidad de percepción en las personas altamente sensibles es enorme, y sorprende especialmente durante la niñez.  "Un niño altamente sensible nota cualquier pequeño cambio en su entorno, para bien o para mal", concluye Blanca Torres. 

Sensibilidad emocional e inteligencia

Desde Auca, compañía especializada en proyectos educativos y socioculturales para la infancia, señalan que además de todo lo descrito, los NAS (Niños Altamente Sensibles) “tienen sus sentidos muy abiertos y poseen una gran inteligencia”. 

Sobre el uso de sus sentidos, el equipo de Auca explica que los niños altamente sensibles pueden utilizarlos todos en su conjunto y en su máximo potencial. “Esto se debe a que se enfocan profundo en un tema o estímulo para procesarlo de la forma más correcta. Esto hace que presenten mayor atención a detalles sutiles que para otros pueden pasar desapercibidos”, aseguran. “Aunque una desventaja por esto, es que los pequeños tienden a la hipersensibilidad táctica, por lo que no pueden mantener un contacto físico por mucho tiempo con otros o estar impasible en un mismo lugar”, añaden.

La vinculación entre sensibilidad emocional e inteligencia es directa. Los niños PAS tienen una gran inteligencia, tanto emocional como cognitiva”, afirman desde Auca. “Son niños con una gran intuición, percepción, capacidad de análisis y reflexión” y “poseen una gran creatividad y constancia para cumplir sus metas”, continúan. Esto, como casi todos los atributos de los niños PAS, tiene una cara B: si no se le ayuda a gestionarse, el niño puede “inclinarse hacia el perfeccionismo y por ende, a la frustración”, concluyen desde Auca. 

Rubén

Rubén García Díaz

Papá de dos niñas y periodista, la mejor combinación para que broten dudas, curiosidades, consejos efectivos (también otros que no lo son tanto) y experiencias satisfactorias que compartir en este espacio privilegiado para ello.

Continúa leyendo