La eterna duda

Por qué tu hijo se porta peor cuando está contigo

Es una de esas preguntas del millón que se hacen a menudo casi todos los padres porque es muy extraño que no lo hayas experimentado en alguna ocasión.

Dentro del concepto “pregunta del millón”, si hablamos de maternidad, paternidad y crianza, entran una larga lista de cuestiones. una de ellas, la que nos planteamos en esta pieza: por  qué tu hijo se porta peor cuando está con vosotros que cuando están con sus abuelos, tíos o incluso en clase. 

Hace un par de años esta cuestión fue protagonista por la publicación de un estudio del departamento de Psicología de la Universidad de Washington que concluye que un niño puede llegar a comportarse hasta un 800% peor si la madre está presente. Aquel estudio fue criticado por numerosos especialistas no tanto por esta conclusión, sino por el motivo con el que argumentaba esta postura. Decía el equipo dirigido por el doctor KP Leibowitz que el motivo es el olor de las madres, que al oler sus feromonas los peques cambian de comportamiento. 

Esto no parece ser el motivo real de una cuestión que se manifiesta de forma mayoritaria en los niños. No hay consenso en su es un 800% peor como dice el estudio que analizó a 500 familias midiendo el comportamiento de los niños dependiendo de con quien estuvieran, o en otro porcentaje, pero casi todos los padres y madres experimentan a menuda esa sensación de frustración por el hecho de que sus hijos se portan peor con ellos. 

¿Por qué sucede?

El motivo por el cual ocurre esto según la inmensa mayoría de los profesionales especializados en psicología infantil y en crianza es la confianza. Los padres son la expresión de máxima confianza y seguridad para los niños pequeños. Son las personas con las que sienten que pueden expresarse sin miedo a nada; tienen la tranquilidad y la garantía, si se aplica una crianza respetuosa con ellos, de que pueden sentirse libres de expresarse como sientan y deseen en cada momento. 

Con el tiempo, es posible que añadan otras personas de su círculo a este grupo de selectos de máxima confianza si pasan mucho tiempo con ellas. Por ejemplo, los abuelos. Pero de entrada son exclusivamente los padres las personas que les ayudan a generar un clima de máxima seguridad. Curiosamente, no siempre esto se traduce en reacciones positivas. Esto es así por esa dificultad para gestionar las emociones que tienen los niños pequeños. Ellos no siempre saben expresar de la manera adecuada un “Te necesito” o un “Te echo de menos”, y eso hace que a menudo se comporten “peor” en nuestra presencia. 

En definitiva, parece que cuanta más confianza tienen con alguien y mayor seguridad sientan en un entorno concreto, más opciones hay de que su comportamiento sea extremo en lo negativo. Sienten que pueden llevar más allá los límites y así lo hacen por mucho que sepan que son también las personas que marcan sus límites. Pero en realidad ocurre algo parecido en lo positivo, ya que suelen mostrar también su mejor cara en compañía de sus padres. Sobre todo si son peques tímidos

Así que, ya lo sabes: tu hijo o hija no es el único que se porta peor en tu presencia, de manera que no debes tomártelo como algo personal, sino como un síntoma mas de su desarrollo emocional.

Continúa leyendo