Desarrollo

¿Qué es el juego paralelo en niños?

Así se conoce esa etapa del juego en la que los peques ya no solo observan a los demás, sino que deciden jugar cerca de otros niños e interactúan de forma tímida con ellos.

Foto: Pexels
Foto: Pexels

Aunque no es esencial para la crianza, resulta interesante y enriquecedor familiarizarse con algunos términos concretos que tienen que ver con la evolución y el desarrollo de los más pequeños. Uno de esos muchos términos es el de juego paralelo, en el cual vamos a profundizar a continuación.

Durante los primeros años de vida, el juego de los niños es solitario. En los primeros meses, en realidad, el juego como tal no existe porque no son autónomos a la hora de moverse. Una vez se mantienen erguidos y ya están más despiertos, como solemos decir coloquialmente, cuando su curiosidad y su afán por descubrir les lleva directamente al juego, que sigue siendo solitario y basado sobre todo en la observación.

Es alrededor del segundo año de vida, puede que antes en función del desarrollo y la personalidad del pequeño, también de sus costumbres, cuando entran de lleno en la fase denominada como juego paralelo. Se trata de esa etapa que suele extenderse casi hasta los tres años en la que los peques juegan al lado de otros niños, incluso en corro o junto a ellos, pero no interaccionan entre sí, sino que siguen jugando en solitario, “a su bola”, dicho de forma vulgar. 

Etapa en su desarrollo

Esta es una etapa por la que pasan todos los niños y niñas de esta edad. De hecho, técnicamente se considera la cuarta etapa en el «espectro del juego» desarrollada por Piaget. Puede durar más o menos tiempo pero es completamente normal que así sea, por lo que no debemos agobiarnos como padres si nuestro pequeño de dos añitos va mucho al parque pero no se relaciona con otros peques. Tampoco debemos agobiarles ni insistirles mucho en ello: se fijarán en los demás, puede que quieran estar cerca de otros niños porque se sienten seguros (son amigos, hay un hermano o hermana mayor, son compis de la escuela infantil, etc.) o por simple curiosidad, o puede que no quieran. Si optan por jugar cerca de otros peques sin interactuar con ellos, habrán entrado en la etapa del juego paralelo. 

Un buen ejemplo de este tipo de juego es cuando en un arenero los niños y niñas más pequeños juegan con los “cacharros” de la arena. Cada uno tiene una pala, un cubo, un molde o cualquier otro objeto y aunque parezcan estar jugando juntos por estar sentados en corro, la realidad es que están todos jugando de forma individual. Cerca los unos de los otros pero sin interactuar de manera directa. Están jugando, por lo tanto, en paralelo.

Pequeñas interacciones

La diferencia con el juego de pura observación es que si que se van viendo pequeñas interacciones. Pueden ser gestuales o también imitaciones de conductas: de repente, un peque toma nota de otro que está al lado y decide hacer lo mismo con sus juguetes de la arena, por seguir con el mismo ejemplo.

En cualquier caso, lo recomendable es dejarlos elegir y que ellos sean los que tomen la decisión de jugar de una u otra forma. Basta con acompañarle y felicitarle cuando observéis una conducta positiva en él al jugar en paralelo con otros peques o cuando consiga algún hito nuevo en su desarrollo: un hito puede ser, simplemente, que se haya decidido a jugar cerca de otros niños cuando no lo había hecho nunca hasta entonces. 

En ningún caso os agobiéis por el hecho de que vuestro hijo de dos años tenga una etapa larga en la que no interactúe directamente al jugar. En realidad, sí lo están haciendo. No se alcanza el juego social de golpe, sino que es progresivo, y la etapa del juego paralelo es esencial en esta evolución progresiva. Durante la misma, observarán, aprenderán de otros peques y, poco a poco, potenciarán sus habilidades sociales hasta que un buen día romperán el cascarón y dejarán atrás la etapa del juego paralelo. 

Rubén

Rubén García Díaz

Papá de dos niñas y periodista, la mejor combinación para que broten dudas, curiosidades, consejos efectivos (también otros que no lo son tanto) y experiencias satisfactorias que compartir en este espacio privilegiado para ello.

Continúa leyendo