Un hogar seguro

Seguridad para niños en la cocina

Cuando los niños dejan de ser bebés se vuelven cada vez más curiosos. A partir del año, gateando o andando, llegan a lugares muy peligrosos. Y la cocina es uno de los sitios donde más accidentes se producen.

Seguridad para niños en la cocina

Todos estos elementos habituales en la cocina pueden resultar peligrosos para los niños cuando empiezan a andar y moverse:

Productos de limpieza

Una de las causas más frecuentes de intoxicación en niños de estas edades es la toma por error de productos de limpieza. Evitarlo es muy fácil: poner un cierre de seguridad en los armarios y, si es posible, colocar esos productos en un lugar alto.

Utensilios de cocina

Muchos utensilios de cocina son peligrosos. Con una bolsa de plástico se pueden asfixiar, con los cuchillos y tijeras se pueden cortar y con los imanes de la nevera podrían atragantarse.

El cubo de la basura

Tiene que estar siempre bien cerrado y fuera de su alcance. Contiene muchos desperdicios nocivos para su salud y es una fuente directa de gérmenes.

La puerta del lavaplatos y lavadora

Es importante que estas puertas estén siempre bloqueadas para que el bebé no pueda introducirse en el interior.

Pequeños electrodomésticos

No olvidemos apagar los pequeños electrodomésticos (tostadora, cafetera o microondas) cuando no los usemos. Y es mejor colocarlos en un lugar alejado, para que no los agarre y se le caigan encima.

El horno

También representa un peligro: la puerta desprende calor cuando está encendido y el pequeño puede quemarse si se apoya en ella.

Etiquetas: 1 año, familia, primeros pasos, seguridad

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS