¿Sabías que ser zurdo o diestro también implica serlo de ojos y oídos?

Depende de la lateralidad del pequeño, que es el proceso por el cual el cerebro decide qué parte del cuerpo tendrá más destreza.

Foto: Pexels
Foto: Pexels

Todas las personas tenemos el cerebro dividido en dos hemisferios y de ellos hay uno que se conoce como dominante por ser aquel que tiene más destreza. Si es el izquierdo, esa persona es diestra; si es el derecho, la persona será zurda. Pero, ¿sabías que esto también afecta a los ojos y oídos, no solo a pies y manos?

La Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria (AEPap) explica que “Desde que la persona nace ya es zurda o diestra. Es decir, es algo genético, se nace con ello”. Sin embargo, no se define hasta pasado un tiempo, como indican desde la AEPap: “Hasta los 2 años los niños no marcan ninguna lateralidad. Usan de la misma forma el lado derecho y el izquierdo del cuerpo”. Los doctores Gonzalo Oñoro y Elena Blanco, Dos pediatras en casa en las redes, “Como parte del desarrollo psicomotor es algo dinámico que no ocurre de un día para otro, sino que se establece de forma progresiva con el paso de tiempo”.

En caso de que antes de los 2 años un niño o niña use más un lado del cuerpo que el otro de forma evidente, desde la AEPap recomiendan acudir al pediatra y poner la situación en su conocimiento. 

Depende de la lateralidad

El proceso por el cual se define si una persona es zurda o diestra se denomina lateralidad, y no se establece de forma definitiva hasta los 6 o 7 años, si bien suele quedar establecida un poco antes, hacia los 5 años, puntualizan los doctores Oñoro y Blanco.

La lateralidad, explican sendos especialistas, “es un proceso por el cuál el cerebro acaba decidiendo qué parte del cuerpo tendrá más destreza”. Lo curioso es un detalle del que advierten los dos pediatras: no solo afecta a “las manos y los pies, sino también a los ojos y los oídos”. La AEPap también incide en este detalle desconocido para muchas personas: “No solo se es zurdo de mano. También de pie, de oído y de ojo. Es decir, que cuando una persona es zurda no solo usa de forma principal su mano izquierda, sino también su pie, su ojo y su oído”, exponen.

Como hemos mencionado antes, la lateralidad define si una persona es zurda en caso de que el dominio del cuerpo lo lleve el lado derecho, y diestros en caso de que sea el izquierdo, lo cual es más habitual. Pero también existe lo que se conoce como lateralidad cruzada, que puede ocurrir cuando una persona es diestra de mano y zurda de pie, por ejemplo. 

Tiene que ver con eso que conocemos popularmente como ser ambidiestro, un fenómeno menos frecuente. “A pesar de lo que mucha gente piensa, ser zurdo o tener la lateralidad cruzada no implica que el desarrollo neurológico se haya hecho “mal” o que se relacione con algún tipo de trastorno”, indican los doctores Elena Blanco y Gonzalo Oñoro.

Por supuesto, al igual que no es un trastorno tener lateralidad cruzada, tampoco lo es ser zurdo, como creía se antaño. Esto, como concluyen los expertos de Dos pediatras en casa, no es más que “una condición de cada persona, al igual que tener el pelo rubio o moreno”. 

Rubén

Rubén García Díaz

Papá de dos niñas y periodista, la mejor combinación para que broten dudas, curiosidades, consejos efectivos (también otros que no lo son tanto) y experiencias satisfactorias que compartir en este espacio privilegiado para ello.

Continúa leyendo