Impacto de la televisión

Si estás enganchado al móvil, tu hijo se comportará peor

3 minutos

Los efectos de las pantallas en niños y adolescentes son negativos y los padres casi ni nos damos cuenta. El uso excesivo de juegos delante de una pantalla entre los jóvenes parece estar tomando una dirección alarmante.

También te puede interesar: El móvil, el peor enemigo en tu relación de pareja
Si estás enganchado al móvil, tu hijo se comportará peor

“Un niño de entre 8 y 10 años pasa cerca de ocho horas diarias frente a distintos elementos electrónicos y esta cantidad asciende a más de 11 horas diarias en niños mayores y adolescentes,” constata la Academia Estadounidense de Pediatría.

La televisión, desde hace mucho tiempo se ha convertido en la “niñera” más popular, pero los ordenadores, smartphones y tablets la van desplazando gradualmente. Lo alarmante es que “muchos padres parecen tener muy pocas reglas sobre el uso de los elementos electrónicos por parte de niños y adolescentes”. Concretamente dos de cada tres participantes en el estudio realizado por expertos norteamericanos admitieron no tener reglas sobre el tiempo que los jóvenes pasan con los dispositivos.

Todos los padres utilizamos en el algún momento los vídeos de Youtube, una película o la televisión para calmar a nuestros niños revoltosos, pero con la intromisión de los smartphones y todas las apps (educativas o de ocio) las horas delante de una pantalla por parte de los niños ha crecido exponencialmente. Los padres agradecemos (a veces no nos queda otra) estas formas, sin embargo el uso excesivo expone a nuestros hijos ante posibles riesgos inimaginables. SIn ánimo de demonizar las tecnologías, no solo el rato que ellos pasan de forma activa delante de la pantalla, también hay que sumar el tiempo que de forma pasiva les exponemos, mientras nosotros whastappeamos, o vemos un vídeo de youtube.

Como nos explicaba Catherine L'Ecuyer, autora del bestseller 'Educar en el asombro' y 'Educar en la realidad': "Esas herramientas no pueden convertirse sistemáticamente en una “nanny digital”. Una cosa es poner un DVD de contenido de calidad a un niño de 4 años mientras damos el baño a sus hermanos porque no llegamos a más, otra cosa es ir al restaurante el sábado con amigos y enchufarle la tableta durante 4 horas para estar tranquilos en la sobremesa. El sentido común ya nos permite intuir todas esas cosas que hacemos bien y esas otras cosas que podríamos estar haciendo mejor. Solo que estamos cansados y a veces nos falta valentía para cortar o para imaginar una alternativa. Es muy difícil dar marcha atrás a una adicción tecnológica, pero es posible y mejora la calidad de vida".

Probemos un día sin móvil delante de nuestros hijos

Otro estudio realizado por la Kaiser Family Foundation demuestra el impacto de la tecnología en la rutina diaria de los niños, que pasan, según sus cálculos, una media de 7,5 horas al día delante de una pantalla de televisión, ordenador, teléfono o tablet. En su momento, poco se sabía de los efectos que podían causar en su conducta el uso de la tecnología.

Ya hace cinco años Brandon McDaniel, profesor del Department of Family and Consumer Sciences en La Universidad Estatal de Illinois, creó el término tecnoreferencia para hablar de la intromisión de la tecnología en las interacciones cara a cara y las relaciones. ¿Quién no coge el móvil mientras damos de comer al bebé? ¿Quién no tiene el smartphone en mano mientras juegan en el parque?

Ahora, un estudio publicado en la revista Child Development, ha servido para demostrar que también estos ratos en los que nosotros los padres estamos delante de una pantalla interfiere, y mucho, en la educación y bienestar de nuestros hijos. Sin darnos ni cuenta los padres utilicemos con demasiada frecuencia nuestro smartphone delante de nuestros hijos. Para llegar a esta conclusión, encuestaron a 168 mamás y 165 papás de niños pequeños y constataron que los niños pequeños cuyos padres interrumpen el tiempo en familia sacando sus móviles y tablets parecen ser más propensos a quejarse, enfurruñarse y sufrir una rabieta.

El autor de la investigación entiende este conducta porque «¿a quién le gusta sentir que alguien le ignora, que no le escucha?». Y pide que «los padres prestemos un poco más de atención a la frecuencia con que sacamos el móvil cuando estamos con niños, porque, como mínimo, esto se refleja en su conducta».

02:55

Etiquetas: educación, hijos, niños y tecnología, padres, ser padres

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS