Miedos en los niños

Tania García: ''Los miedos de los niños no se ahuyentan, se acompañan''

¿Qué necesitan nuestros pequeños de nosotros cuando están asustados? Tania García nos da las pautas para calmarles cuando lo pasan mal en estas circunstancias.

miedos
Fuente: iStock

A ir al dentista, a dormir solo, a cruzar el pasillo sin la compañía de papá o mamá, a los animales... Nuestros hijos experimentan esta angustia en muchas ocasiones y, a medida que crecen, sus fobias pasan de ser más irreales (a los monstruos) a presentarse con toda su crudeza (a la muerte). ¿Qué necesitan nuestros pequeños de nosotros cuando están asustados? Tania García, escritora y fundadora de Edurespeta, nos da las pautas para calmarles cuando lo están pasando mal ante estas circunstancias.

¿Qué miedos son más comunes en los niños en cada etapa de su vida?

Los primeros suceden en la primera etapa de la infancia (de 0 a 6 años aproximadamente). Son más irracionales, en los que solo interviene el cerebro emocional, pueden ir desde el miedo a los sonidos fuertes o a la oscuridad hasta a los monstruos.

A partir de esa edad hasta los 12 años, son menos irracionales pero con un alto contenido emocional: el miedo a morirse, a que se mueran sus padres, etc. Después de esta etapa, están más relacionados con el ámbito social: a no caer bien o a no gustarle a nadie, entre otros muchos.

Pueden ser tantos y experimentarse a tantas edades que por eso es tan importante no marcar un inicio ni un fin de lo que deben ser considerados miedos ‘normales’, ya que todos son naturales, necesarios, forman parte de nuestra especie y lo importante es sentirnos respetados y acompañados mientras los experimentamos.

¿Cómo gestionar el que no quiera dormir solo cuando es pequeño?

A un niño no hay que obligarlo a dormir solo ni con un año ni tampoco con siete. Esa decisión debe ser suya. Cuando se sienta preparado para hacerlo, lo hará. Si exterioriza ese miedo es precisamente porque no está preparado todavía.

Dormir acompañados es parte de la naturaleza del ser humano, una necesidad biológica y, como tal, saber esto y respetarlo es esencial para que nuestras hijas e hijos desarrollen un correcto desarrollo emocional.

Nuestros pequeños pueden sentir muchas clases de fobias, pero las madres y los padres deberían enfocarse especialmente en evitar aquellos que dependen de su correcto acompañamiento, como es este caso de evitar a los niños constantes temores durante la noche derivados de dormir solos sin que realmente estén preparados biológicamente para hacerlo.

Si no aceptamos que duerman acompañados (aunque los adultos sí lo estemos haciendo), deberemos entender y acompañar estos miedos, puesto que son naturales de su función cerebral. El cerebro siente que puede no sobrevivir si no es cuidado durante la noche y necesita tener despertares y miedos continuos. Si no se acompañan correctamente es cuando se cronifican.

Cuando sigue teniendo miedo a dormir solo con 6 años , ¿cómo gestionarlo?

Si no dormimos solos los adultos, ¿cómo no vamos a comprender esta necesidad en un cerebro en desarrollo como el del niño ?

Es muy importante que no se vea como un problema que nuestro hijo tenga terror a dormir solo, porque únicamente solicita lo que necesita.

A los 6 años son más conscientes de la muerte . ¿Cómo contestar a un niño que te pregunta : “¿Te vas a morir?”?

No son conscientes a nivel racional, eso ocurre más adelante. Es más bien un miedo emocional y abstracto. Es habitual que los niños sientan angustia por la muerte de sus familiares y para eso tenemos que tratar y hablar de la muerte a nuestros hijos desde el inicio, sin tabúes, porque es algo que forma parte de la vida y que como forma de ella siempre acaba apareciendo. Cuanta más verdad vean en nosotros, más comprensión habrá por su parte.

¿Cuándo deben preocuparnos?

Siempre, en el sentido de que todas las ocasiones deben ser importantes para nosotros, como madres y padres que somos. Nuestro deber es acompañar sus miedos emocionalmente con empatía, escucha, respeto y amor.

Es un error pensar que el miedo que sienten las niñas y los niños lo es en menor intensidad por ser ellos los que lo padecen. Este es igual de profundo, paralizador y real como cualquier fobia adulta. Por eso es tan importante que siempre les prestemos el acompañamiento necesario y no los desoigamos o minusvaloremos.

Si a pesar de aportar el acompañamiento emocional necesario, tienen temores repentinos y reiterados, debemos ver qué hay detrás. Podemos buscar un profesional respetuoso que nos ayude a dar con el quid de la cuestión. Buscar ayuda siempre es una buena opción si tenemos dudas.

Una película o una serie pueden despertar sus miedos, ¿qué precauciones debemos tomar para que vean contenidos adecuados a su edad?

Como madres y padres, debemos conocer en profundidad a nuestros hijos e hijas y, por ende, ser conscientes de sus miedos y respetarlos. Por tanto, somos nosotros quienes debemos saber con antelación qué podemos mostrarles y qué no. Partiendo de la base de que esto no depende de la edad, sino de su mundo emocional.

Por otra parte, si estamos viendo una peli y sienten pánico , hay que acompañarlos, nunca juzgarlos, criticarlos o quitarles importancia.

Comprender el miedo como parte de la vida es la base.

Con la pandemia, ¿han aumentado los miedos en los niños?

Por supuesto, la situación que hemos vivido estos últimos meses ha afectado a la salud emocional de la infancia. Cada persona es única y a algunas niñas y niños les ha afectado más o menos y de diferentes formas.

Están siendo meses en los que la muerte, los virus, los problemas económicos... están muy presentes en las informaciones que escuchan, ven o leen, y por eso precisamente pueden surgir más temores a perder a sus padres, sus abuelos, familiares, amigos, a tener que cambiar de casa, etc.

¿El miedo del niño puede ser reflejo del de sus padres?

Sin duda, pero está en nuestro trabajo emocional como personas adultas el no permitir que esto pase. Por eso es tan importante que las madres y los padres trabajemos en nuestra infancia y en el conocimiento de nuestras emociones para que, de esa forma, acompañemos las emociones y los miedos de nuestras hijas e hijos de manera correcta.

Por desgracia, los adultos de hoy no hemos tenido nunca una correcta educación emocional y esto acaba influyendo, reflejándose directamente en la educación que damos a nuestras hijas e hijos . Por eso, precisamente es tan esencial el hecho de ser conscientes de ello para formarnos y trabajar en cambiarlo.

¿Cómo debemos comportarnos con nuestros hijos para potenciar la seguridad en sí mismos y ahuyentar sus miedos?

Primero, entendiendo que estos forman parte de nuestra naturaleza como seres humanos y, por tanto, lo que debemos hacer es acompañarlos, ya que es algo completamente normal que cualquier persona siente durante toda su vida por diferentes causas.

Lo más importante es prestar a nuestros hijos la atención que necesitan, la escucha, el amor incondicional y el respeto que como madres y padres debemos demostrarles siempre.

Los miedos no se ahuyentan, se acompañan.

Cuanto más seguros se sientan de sí mismos y de la conexión que tienen con sus padres, más conocerán sus miedos, integrando su naturaleza y equilibrando sus emociones.

Vídeo de la semana

Continúa leyendo