Desarrolla su autonomía

Este es el truco más usado por los profes para enseñar a los niños a ponerse el abrigo

El curso de 3 años supone un punto de inflexión por lo mucho que mejoran los peques su autonomía al conseguir hitos como ponerse solos el abrigo.

Los profes de Educación Infantil tienen sus trucos para potenciar la autonomía en sus alumnos más pequeños. Marcar las zapatillas para que diferencien a simple vista izquierda y derecha es uno de ellos, por ejemplo, pero el más exitoso y llamativo es el “truco del abrigo”, la forma en la que los niños y niñas aprenden a ponerse por sí mismos estas prendas y también las chaquetas con cremallera. 

Es muy llamativo porque suelen utilizarlo niños de 3 años, que es cuando aprenden este consejo universal, que no hay profe de Infantil que no use. El proceso en cuestión es todo un ritual: primero miran el abrigo para ponerlo en la posición correcta. Luego lo extienden en el suelo por delante suyo, con la parte del cuello al lado de sus pies; es decir, poniéndolo bocabajo, y finalmente se agachan e introducen sus manos en el abrigo y en un movimiento rápido y ágil (en la mayoría de casos, sobre todo con la práctica) se lo pasan por encima de la cabeza ya con él introducido en sus brazos y la prenda queda perfecta sobre su cuerpo.

El truco no solo funciona, sino que además les divierte tanto que se pasan el día intentándolo cuando se lo enseña su profe por primera vez. Además, es un hito muy apreciable por ellos mismos, por lo que conseguir ponerse el abrigo por sí solos supone un chute muy positivo para su autoestima.

De hecho, cuando aprenden, llegan a casa emocionados para enseñarle a todos sus familiares, padres y hermanos, lo bien que lo hace. Y así repite la historia con todas aquellas personas a las que va viendo después y todavía no han visto como se pone solo el abrigo. Abuelos, tíos, amigos… Nadie queda sin apreciar lo bien que se pone su abrigo.

Potenciando su autonomía

Solo hay un pequeño inconveniente con este truco. Les alimenta tanto la necesidad de ser autónomos y de practicar, que de ahora en adelante no dejan que nadie les ponga su abrigo. Con el del cole no hay problema porque generalmente va “rebozado” en suciedad casi a diario, pero con otros abrigos, sí eres una persona muy pulcra y meticulosa con la limpieza, te costará aceptar que el abrigo de tu hijo o hija haga de “fregona”.

No pasa nada, a todo se acostumbra uno, también a ser más flexible en este tipo de detalles. Al fin y al cabo, el peque es feliz tratando de ser autónomo y es muy bueno para él que esté motivado con ello y quiera seguir dando pasos adelante en su desarrollo. Ponerse el abrigo por sí solo, aunque como adultos no le demos a veces la importancia que tiene, es un gran hito para ellos ya que empiezan a ser conscientes de todo lo que pueden hacer de manera independiente.

El de ponerse el abrigo es solamente uno de los primeros pasos en este sentido. Pronto vendrán otros, cómo ponerse y quitarse solos los zapatos o vestirse al completo sin la ayuda de papá y mamá.

Continúa leyendo