Dibujar y pintar

Trucos para que los niños aprendan a colorear

¿Hay algo más divertido que colorear dibujos con líneas gruesas y grandes? Aunque en un principio son garabatos y rayones, poco a poco el niño tiende a colorear cada vez mejor.

Trucos para que los niños aprendan a colorear
Foto: Istock

Aunque es cierto que, en un primer momento, podemos pensar que colorear dibujos se convierte en una actividad tremendamente entretenida y divertida para los niños (y, efectivamente, así es), la realidad es que va mucho más allá, y proporciona una serie de beneficios realmente interesantes para los más pequeños de la casa.

De hecho, es muy común que, desde muy temprano, los niños tengan la intención de coger un lápiz entre sus dedos y se ponen a garabatear en un papel, aunque en esos momentos no tengan la capacidad de colorear y pintar. En un primer momento, encuentran muy divertido hacer rayones y garabatos. Y, luego, esos garabatos se convierten en maravillosos dibujos coloreados, aunque al principio salgan por fuera.

¿Sabías que colorear puede convertirse en una forma realmente eficaz de promover el bienestar físico y psicológico de los más pequeños? Estimula su creatividad y promueve una amplia diversidad de beneficios. Por ejemplo, mejora el desarrollo de la motricidad fina, la coordinación ojo-mano, fortalece la concentración, el desarrollo de la conciencia espacial, promueve la autoexpresión y la creatividad y les enseña a reconocer colores y formas, además de relajarles y permitirles liberar emociones.

Pero, ¿existen algunos trucos que pueden ser de utilidad para ayudar al niño/a a que aprenda a colorear?

¿Cómo enseñar los colores a los niños?

No hay duda que un mundo completamente nuevo se abre para el niño pequeño cuando aprende los colores. En esos momentos una pera no solo es una pera, sino que se convierte en una pera verde, y su balón favorito no es solo su balón favorito, también es su balón favorito de color azul y rojo.

Si bien los más pequeños pueden ser capaces de reconocer diferentes colores a los 18 meses de edad, alcanzar ese nivel puede ser un viaje enormemente divertido, repleto de actividades y juegos únicos.

Aunque a la hora de conseguir que los niños aprendan a colorear no es estrictamente necesario que aprendan todos los colores, sí puede ser de muchísima ayuda. Y es que el potencial de los juegos de colores es infinito, tanto como nuestra imaginación y la propia imaginación del niño.

Por ejemplo, podemos hacer una carrera para ver cuántos objetos de cierto color podemos encontrar en una determinada habitación. Y lo más recomendable es optar por objetos cotidianos que el niño tiende a usar habitualmente; se convierte en la mejor forma de señalar colores y convertirlo en una actividad divertida, como ropa, lápices de colores y cereales.

Hablar sobre los colores también es otra opción muy útil. Es posible encontrar muchas oportunidades a la hora de convertir nuestras conversaciones cotidianas en charlas sobre los colores. Por ejemplo, después de que el niño/a se haya vestido, podemos felicitarlo por su camisa de color azul, o pedirme que agarre la pelota naranja cuando vamos de camino al parque.

En estos casos no es tan aconsejable hacerle preguntas, sino hablar de una forma que proporcione palabras a lo que el pequeño está ya haciendo, de esta manera lo entenderá muchísimo mejor.

Algunos consejos útiles para enseñar a los niños a colorear

Enséñale la forma correcta de sujetar y mover los lápices de colores

En un principio es normal que los niños más pequeños tiendan a agarrar los lápices de colores con toda la mano, en lugar de sujetarlos muy cerca de la punta y girarlos ligeramente. 

Por lo que es recomendable enseñarle cómo debería sujetarlo, aunque es normal que todo dependerá de la edad que tenga el pequeño, ya que en un principio lo ideal es dejar que lo coja a su gusto y que empiece a probar a su manera.

Luego, podemos enseñarle con nuestro ejemplo cuál sería la forma correcta de sujetarlo, y hacer constantes pruebas hasta que, finalmente, empieza a sujetarlo correctamente.

Enseñar al niño a colorear
Foto: Istock

Desarrollando la fuerza y la coordinación de sus manos

Colorear en el interior de las líneas del dibujo solo es posible cuando el niño tiene la suficiente fuerza en las manos, y una mejor coordinación ojo-mano (que, como hemos visto, se caracteriza en uno de los beneficios proporcionados por esta maravillosa y divertida actividad).

Por tanto, es necesario que el pequeño desarrolle la fuerza de la mano para conseguirlo. Para ello, puede ser de utilidad involucrarle en actividades que ayuden a fortalecer la mano, como agarrar y mover objetos de pequeño tamaño, y pellizcar objetos blancos comunes, como por ejemplo podría ser el caso de una almohada.

Utiliza dibujos con grandes bordes

En las etapas iniciales de colorear, podemos optar por dibujos con bordes grandes, ya que esto le ayudará a aprender a colorear con mayor facilidad sin riesgo a salirse de las líneas.

Así, a medida que mejoran las habilidades para colorear, podemos animarlo de forma gradual a que cambie de color dentro de los bordes más finos y delgados.

La importancia de ofrecerle una amplia variedad de herramientas para colorear

Es muy útil ofrecerle al niño una amplia variedad de lápices de colores, de distintos tamaños, que pueden ir desde los más delgados a los más gruesos, y también los de mayor tamaño.

Deja que el niño escoja el color y el tamaño del lápiz que le resulte más fácil de sostener (y que en definitiva más le guste).

Anímalos a colorear con frecuencia

De la práctica se hace el hábito, y a medida que el niño colorea es muy común que, con el paso del tiempo, al final acabe aprendiendo a colorear correctamente por sí solo. Al principio debemos proporcionarle dibujos sencillos, y debemos guiarle para colorearlos dentro de las líneas.

En un principio, es aconsejable tomar la mano del niño y enseñarle cómo colorear en el interior de las líneas marcadas sin dejar que el color se extienda fuera de ellas. Y también es muy interesante animarlo a dibujar imágenes y formas de distintos tamaños, y colorearlas dentro de las líneas con mayor frecuencia.

Así, la práctica ayudará a perfeccionar las habilidades para colorear del niño, y le permitirá desarrollar un mejor control sobre sus habilidades para pintar.

Christian Pérez

Christian Pérez

CEO y Editor de Natursan.

Vídeo de la semana

Continúa leyendo