Educación

Rabietas infantiles: ¿las tienes controladas?

En torno a los dos años, los niños atraviesan la etapa de las rabietas: gritan, patalean, lloran... ¡y nos desesperan! ¿Sabes cómo manejar la situación? Te ayudamos con algunos trucos.

0 / 0
pataleta

1/7 Tu hijo de dos años se tira al suelo en mitad de un centro comercial y monta un escándalo. ¿Qué piensas?

A esa edad, los niños aún no tienen el lenguaje muy desarrollado y no saben manejar el enfado y la frustración. Sus rabietas no tienen mala intención, es que no saben transmitirnos lo que sienten de otra manera.

rabieta

2/7 Cuando el niño tiene una pataleta… ¿es bueno ignorarlo?

Es imposible razonar con un niño en pleno enfado. Si siempre que arma una de sus rabietas le hacemos caso, aprenderá que gritar y montar un “show” es la mejor manera de conseguir lo que quiere. Si nos da pena ignorarlo, podemos decirle algo así como: “Así no podemos hablar. Así que avísame cuando te calmes”. Así sabrá que somos conscientes de que está disgustado y que queremos ayudarle a sentirse mejor.

rabieta

3/7 ¿Cómo debe ser nuestra actitud durante una pataleta?

Durante las rabietas no podemos “flaquear”, ya que si esto nos pasa, durarán más todavía. Eso sí, debemos mostrarnos tranquilos, gritando como él solo conseguiremos un dolor de cabeza.

rabieta

4/7 ¿Debemos ceder ante sus rabietas?

Es mejor no ceder y dejarle claro que una rabieta no es el medio para conseguir cosas. Para aplacar su rebeldía, te proponemos la estrategia de “Un no, dos síes”. Cuando nos pida algo que no puede hacer, no le dejaremos, pero le permitiremos hacer otras dos cosas. Por ejemplo: no puedes vaciar el tubo de pasta de dientes por el suelo, pero puedes pintar en estas cartulinas o jugar en el parque.

rabieta

5/7 ¿Es posible anticiparse a una rabieta y evitarla?

Prácticamente todos los niños tienen rabietas, pero a veces estas son evitables. Los padres conocemos bien a nuestros hijos y muchas veces podemos anticiparnos a situaciones que sabemos desencadenarán la hecatombe, por ejemplo: ¿Para qué pasar por delante de la tienda de golosinas si podemos cruzar la calle e ir por la otra acera?

rabieta

6/7 ¿Qué haces cuando notas que tu hijo está a puntito de perder el control?

Cuando notes que el niño está a punto de estallar, haz una última intentona tratando de desviar su atención. “¡Vamos a contar los coches azules que pasan!”; “¡Mira que caras más graciosas sabe poner papá!”. No siempre funciona, ¡pero hay que intentarlo!

rabieta

7/7 ¿Qué hacemos después de la rabieta?

Aunque todavía estemos disgustados por el mal rato que nos ha hecho pasar, una vez terminada la rabieta no tenemos por qué mostrarnos rencorosos.

¡Ponte las pilas!

Has cometido algunos errores, pero nada que no se pueda solucionar repitiendo el test. ¡Aprenderás un montón!

¡Sales del paso!

Aunque esta etapa de lloros y pataletas te ha pillado por sorpresa, más o menos has conseguido "pillarle el truco" a los enfados de tu hijo. Sigue los consejos de nuestro test y pronto tendrás dominado el arte de manejar sus rabietas. 

¡Enhorabuena!

Aunque no hay varitas mágicas que nos hagan escapar de esta etapa, haces todo lo que está en tu mano y las rabietas de tus hijos están bajo control. ¡Sigue así!