Educación

Educación infantil. ¿Ha superado tu hijo el periodo de adaptación?

Todos los comienzos son difíciles, pero algunos niños tienen más facilidad para adaptarse a personas y ambientes distintos y a otros les cuesta algo más.

0 / 0
¿Cómo ves a tu hijo en este momento?

1/9 ¿Cómo ves a tu hijo en este momento?

¿Qué te ha dicho su profesor o profesora sobre cómo ve a tu hijo en el aula?

2/9 ¿Qué te ha dicho su profesor o profesora sobre cómo ve a tu hijo en el aula?

Cómo te despides de tu hijo cuando entra en el cole?

3/9 Cómo te despides de tu hijo cuando entra en el cole?

Tu hijo no quiere ir a la escuela infantil. ¿Cómo reaccionas?

4/9 Tu hijo no quiere ir a la escuela infantil. ¿Cómo reaccionas?

¿Cómo es la relación de tu hijo con sus educadores?

5/9 ¿Cómo es la relación de tu hijo con sus educadores?

Después de los primeros días, ¿sigue teniendo problemas para dormirse?

6/9 Después de los primeros días, ¿sigue teniendo problemas para dormirse?

¿Qué tal se lleva tu hijo con sus compañeros de clase?

7/9 ¿Qué tal se lleva tu hijo con sus compañeros de clase?

Cuando tu hijo llega a casa después de la jornada en la escuela infantil…

8/9 Cuando tu hijo llega a casa después de la jornada en la escuela infantil…

¿Y cómo te sientes tú?

9/9 ¿Y cómo te sientes tú?

Puede que haga falta una conversación con los educadores

Puede que haga falta una conversación con los educadores

Piénsalo honestamente: ¿es posible que a tu hijo le esté costando un poquito hacerse mayor y adaptarse a la nueva situación? Si es así, debes buscar las causas de su comportamiento. Puede que tu hijo perciba tu inseguridad y se de cuenta de que a ti te está costando separarte de él. Esta podría ser una razón para su rechazo de la guardería. Si tú no tienes ningún problema pero te da la sensación de que el niño no se adapta bien, puede que haya llegado el momento de tener una charla con el profesor.

Problemas de arranque inofensivos

Problemas de arranque inofensivos

De alguna manera tiene que notarse el cambio de vida que supone la incorporación a la guardería o a la escuela infantil. Los educadores no pueden prestar a cada niño la misma atención que papá y mamá en casa, hay que acostumbrarse a las rutinas, y compartir los juguetes con muchos más niños que en casa. Es posible que a tu hijo le cueste despedirse de ti por la mañana, esté más irritable o coma o duerma peor. Todo esto es normal, pero no te rindas: si le dejas en casa o alargas el horario reducido más de lo debido le costará más. Estate atento; no estaría de más una conversación con el profesor, su opinión y su experiencia pueden seros de gran ayuda.

Un gran comienzo

Un gran comienzo

No tienes de qué preocuparte: tu hijo se siente bien en el cole. Es normal que tenga algún problemilla de adaptación, teniendo en cuenta que empezar a ir a la escuela infantil o al cole es un gran paso en el camino de independencia y la separación de papá y mamá. A tu hijo le toca enfrentarse a un montón de pequeñas frustraciones que no ha vivido en casa: adaptarse a unas normas comunes a todos, acostumbrarse a que hay niños más grandes, más fuertes o más rápidos que quieren el mismo juguete que él… Está claro que esto no siempre es divertido, pero en el fondo, tu hijo se siente cómodo y bien.