Rabietas infantiles

¿Tienes controladas las rabietas de tus hijos? Ponte a prueba con este test

Está claro que a partir de los dos años, las rabietas van a ser unas de nuestras mejores amigas. Tu hijo está aprendiendo a manejar sus emociones y no sabe cómo gestionarlo así que, lo mejor es que encuentre en nosotros una figura de apoyo para conseguirlo. Pero, ¿la tienen? Descúbrelo con nuestro test.

A partir de los dos años de edad comienza el desarrollo emocional en su máximo apogeo. El pequeño empezará a ser consciente de que en su cuerpo existe la frustración, el enfado, el miedo o la ira. Pero, no sabrá manejarlo. Y será ahí cuando comience a gritar y a patalear por casi cualquier cosa: no queremos comprarle un helado, llora. No queremos que coja el móvil en ese momento, nos insulta. No le dejamos que duerma en nuestra cama, empieza a gritar sin parar y nos da la noche.

Habitualmente, las familias tienden a pensar que el niño quiere desafiar, que está intentando hacerse notar y que no es más que una llamada de atención para que accedamos a sus peticiones. Pero nada más lejos de la realidad: nuestro pequeño no va en contra de nosotros. Más bien, necesita todo nuestro apoyo porque lo que está haciendo es auto descubrirse y no tiene las herramientas necesarias para gestionarlo con soltura.

Necesita ver en nosotros una figura de apoyo y comprensión, que se siente cerca de él y le ofrezca un abrazo, pero sin acceder a la rabieta. Es decir, si está llorando en un centro comercial porque quiere una chuche pero nosotros hemos decidido que es mejor no comprarla, la rabieta no debe ser una excusa para hacerlo: le daremos un abrazo, nos les llevaremos fuera para que se calme y, una vez calmado, podremos explicarle por qué era mejor esperar a otro día o comprar esa pieza de fruta.

A lo largo de estos años, en Ser padres os hemos mostrado un montón de alternativas para aprender a gestionar las rabietas sin perder los nervios .Siempre, basándonos en los consejos de expertos como Álvaro Bilbao, Rafa Guerrero o Isabel Cuesta, certificada en Disciplina Positiva.

Ahora queremos saber si estáis preparados para saber gestionar una rabieta sin perder los nervios y manteniendo los límites y la firmeza con vuestros hijos. Para cerciorarnos, hemos preparado un test en el que podrás responder cuál es tu forma de actuar en diferentes situaciones que, lamentablemente, son bastante propensas a rabietas por parte de los peques.

Antes de empezar queremos recordar que no estamos aquí para juzgar la forma de educar de ninguna familia. Solo para contaros qué es lo que dicen los expertos y la Disciplina Positiva sobre cómo deberíamos actuar ante una rabieta para no entorpecer el desarrollo de nuestros hijos.

¿Estáis preparados?

0 / 0
rabieta1

1/10 Si llora…

r2

2/10 Si estáis en un centro comercial y quiere un juguete

r3

3/10 El niño está en el salón tirando las cosas

R4

4/10 Tu hijo quiere comer macarrones, pero hay verduras

R5

5/10 Llora porque no quieres darle la tableta…

R6

6/10 Está pataleando ha insultado y quiere darte una patada porque no le dejas jugar con la figurita del salón

R7

7/10 Ves que se acerca una rabieta…

R8

8/10 Parece que la rabieta ha pasado y se está calmando

R9

9/10 Llega la hora del postre…

R10

10/10 Ha llegado la hora de dormir y tu hijo no quiere quedarse solo en la cama

Tienes que mejorar

rabieta

Lo estás intentando, pero todavía no eres capaz de gestionar una rabieta con todo el control que propone la Disciplina Positiva.

Te recomendamos leer nuestro artículo de técnicas para controlar una rabieta o este de los momentos más típicos donde pueden aparecer y cómo actuar.

A veces pierdes los nervios, pero lo tienes casi controlado

La paciencia no es infinita e, igual que ellos aprenden a gestionar sus emociones, nosotros aprendemos a manejarnos ante la situación.

¡Vas por el buen camino, aunque todavía pierdes los nervios a veces!

Te recomendamos este artículo en el que encontrarás las técnicas que no te ayudan a manejar las rabietas, según Álvaro Bilbao.

¡Muy bien! Vas sobrado de paciencia

rabietas

¡Enhorabuena! Tu paciencia y tus conocimientos te están ayudando muchísimo en la etapa rabietas.

¡Sigue así!

Vídeo de la semana