Consejos para padres

Por qué ocurren las temidas rabietas de los niños

Entre los 18 meses y los 3 años de edad comienza la etapa de las rabietas, el niño pasa de ser un bebé dócil y obediente, al que los padres traen y llevan cuando y a donde quieran, a ser un niño que aunque aún no sabe lo que desea, empieza a expresar que quiere algo distinto a lo que dicen y eligen sus padres.

02:38

Entre los 18 meses y los 3 años, el niño puede representar un choque para los padres, y algunos se preocupan, piensan que el niño no se está desarrollando adecuadamente o que ellos como padres están haciendo algo mal. Por eso hablamos con Olivia Szinetar, psicóloga y psicoterapeuta de Sens Centro de Atención Psicológica quien nos da las claves en este vídeo sobre las temidas rabietas de los niños.

Es importante aclarar que esta etapa de rabietas es importante para el desarrollo psico-emocional del niño, que las rabietas tienen una razón de ser, que son esperables y necesarias.

 ¿Por qué ocurren las rabietas?

Vamos a ver tres cosas que nos ayudan a entender lo que está viviendo el niño.

1.  El niño se está construyendo como alguien autónomo y diferente
 
El niño comienza a separarse de sus padres para poder construirse como una persona con sus propios gustos y deseos. Dice NO a sus padres como una forma de reafirmar que él es diferente a ellos, que ahora él también tiene una voz y vaya que la alza. La rabieta es la forma que tiene para demostrar su autonomía y lo hace de este modo porque a esta edad su lenguaje no está tan desarrollado como para poder expresar lo que siente con palabras.

 2.  El niño está aprendiendo a controlar sus emociones
 
Y sus impulsos, y debido a esto, las expresiones de alegría y tristeza, pero sobretodo de enfado y frustración, pueden ser muy explosivas.

3. Las rabietas pueden ser una alarma de algo que le puede estar sucediendo al niño

Hay que estar atento, si las rabietas persisten en el tiempo, luego de los 4 años, si es muy difícil calmar al niño o si éste expresa todos sus malestares y frustraciones a través de las rabietas, porque puede que le esté ocurriendo algo más, producto, quizás, de alguna situación particular como el nacimiento de un nuevo hermanito, una mudanza de ciudad, el divorcio de los padres o la presencia de un ambiente familiar estresante.

Continúa leyendo...

COMENTARIOS