Rabia infantil

La mejor manera de controlar la rabia infantil

La gestión de emociones en los niños va acompañada, casi siempre, de rabia (y rabietas). El psicólogo Rafa Guerrero nos da la solución definitiva para enfrentarse a ella.

Cuando los peques alcanzan los dos o tres años de edad, entran en la etapa de la gestión emocional propiamente dicha. Hasta ahora, solo habían experimentado sensaciones muy básicas. Pero, ha llegado la hora de enfrentarse a sentimientos y sensaciones nuevas para ellos, a las que nunca se habían enfrentado y para las que, por tanto, no tienen armas suficientes.

Algunas, como la sorpresa, la alegría o la euforia serán positivas pero, ¿qué ocurre con las negativas como el miedo, la frustración o la temida rabia? Pues que con ellas aparecen también las temidas rabietas.

Muchas familias tienden a pensar que esa rabieta es algo que el peque tiene contra ellos, para dejar a sus padres en vergüenza o como síntoma de que es muy caprichoso y egoísta. Pero nada más lejos de la realidad: las rabietas aparecen cuando el niño se encuentra ante un sentimiento nuevo para él, para el que no tiene armas suficientes. ¿Cómo lo expresará? A través de lo que sea hacer: gritar, llorar y patalear.

Pero, ¿qué es exactamente la rabia? “La rabia es un sentimiento que protege la identidad y la dignididad de una persona, ya que es un sentimiento natural y básico que se experimenta cuando alguien se percibe tratado de una manera injusta”.

Así que, para manejar esa rabia, los padres debemos estar preparados y tener en cuenta que es un proceso madurativo normal. El psicólogo infantil Rafa Guerrero nos da, además, algunos tips para enfrentarnos a la rabia:

  • En primer lugar, es entender la función de la rabia. “Puede aparecer en cuatro situaciones: cuando tenemos la necesidad de decir no, cuando consideramos que algo es injusto, cuando nos obligan a dejar de hacer algo que nos está gustando mucho o cuando nos obligan a hacer algo que no queremos”, nos cuenta.
  • Reconocer la rabia: y solo sabremos reconocerla si sabemos qué es, tanto en mí como en mi hijo.
  • Legitimar la rabia: hemos de ser capaces de permitir al peque y normalizar sentir rabia, ya que es algo animal.”Permitirlo es fundamental”, advierte.
  • Tirar de estrategias para controlar la rabia: juegos, actividades y estrategias que ayuden al niño a pasar el momento: pegar golpes al colchón de su cama, enrollar una toalla y darle muchas vueltas, correr,…

Si quieres saber qué más nos contó el psicólogo Rafa Guerrero sobre la rabia, puedes ver el vídeo y descubrir mucho más.

Marta Moreno

Marta Moreno

Como dijo Nelson Mandela “la educación es el arma más poderosa que existe para salvar el mundo”. ¿Qué tal si educamos desde el respeto, el amor y en familia?

Continúa leyendo