Los límites en la educación

Cómo deben ser los límites para que sean efectivos: ¡las soluciones!

¿Cómo deben ser los límites para que sean efectivos? Claro, sencillos y coherentes. Ajustado a la edad. ¡Te damos 4 claves!

03:33

Uno de los temas más tratados en las consultas y que nos dan mayores quebraderos de cabeza a los padres es ¿cómo poner límites para que nos hagan caso. Hablamos con Patricia Pizzolante, psicóloga y psicoterapeuta de Sens Centro de Atención Psicológica quien nos da las claves en este vídeo.

En primer lugar, algo que no siempre apetece oír pero que es fundamental aclarar: NO HAY UNA ÚNICA FORMA de poner límites, NO HAY UNA RECETA MÁGICA. La historia de los padres, las características del niño, la edad, el ambiente en que se desenvuelve, el momento en que se de la situación o la conducta particular sobre la que se desea actuar llevará a establecer de una u otra forma estos límites.

¿Cómo deben ser los límites para que sean efectivos? ¡Te doy 4 claves!

  • Claro, sencillos y coherentes. Ajustado a la edad. El niño debe tener claro qué se espera de él. Decir “pórtate bien” es diferente a decir: “al llegar lávate las manos y siéntate a comer“. Asegura que entiende lo que le pides, pero también si es adecuado para su edad No podemos esperar que un niño de dos años se mantenga sentado y en silencio durante una hora que estemos esperando en una consulta médica.
  • Consistentes y evitando el doble mensaje. Los límites, en la medida de lo posible y sin ser inflexibles, deben mantenerse en el tiempo. Si hoy permito que mi hijo me pegue, será inconsistente y confuso que mañana lo regañe por ello. Pero también es importante revisar si lo que le pedimos que no haga es algo que hacemos nosotros: si no le permito decir mentiras, será confuso que mañana escuche a su madre decir una mentira para excusarme de un compromiso al que no haya podido asistir.
  •  Dosifica el NO y da opciones. En vez de decir a tu hijo NO hagas esto, NO puedes… intenta dar alternativas que SI pueda hacer. Decir a todo NO hace que esta palabra pierda fuerza. Además de dejar el NO para casos más urgentes, le ayudarás a desarrollar el pensamiento creativo, a buscar solucione, a saber que donde se cierra una puerta pueden abrirse otras.

Habrá que probar una y otra vez, poner límites de una forma u otra, preguntarnos cómo nos sentimos nosotros mismos poniendo esos límites. No te frustres, tu hijo te llevará al borde del colapso una y otra vez, no eres el único en esta situación. Necesitarás mucha paciencia, pero también es importante saber por qué ponemos estos límites ¿Por qué son importante los límites? Tener esto claro facilita el objetivo que tenemos como padres.

 

 

Etiquetas: cómo educar hijos

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS