Viajar con niños

1 de cada 3 niños viaja en coche sin la silla de seguridad apropiada

A pesar de que los accidentes de coches representan la mayor preocupación en cuanto a seguridad infantil para la mitad de los padres europeos, existe una considerable confusión sobre qué silla de seguridad escoger y cómo instalarla para que los niños vayan debidamente protegidos.

britax

Llegan las vacaciones y muchas familias se desplazan en el coche con los niños. A pesar de que la seguridad nos preocupa, lo cierto es que no llegamos a tener del todo claras las pautas básicas para que el viaje con nuestros hijos sea seguro. Según un informe realizado por Britax, una empresa dedicada a la movilidad infantil, casi una quinta parte de los padres desconoce el momento apropiado para cambiar la silla de seguridad de su hijo por una de un grupo superior y el 23% escogería incorrectamente el momento para cambiarla. Además, aunque instalar una silla de seguridad pueda resultar una tarea desalentadora solamente una tercera parte de los padres recibe ayuda por parte de personal cualificado.

Lo más preocupante es que un tercio de los padres admitió viajar con su hijo sin una silla de seguridad apropiada, y la mayoría de ellos lo hizo “porque no tenía una a mano”.

¿Cuáles son nuestros principales errores?

El «Informe BRITAX sobre el estado de la seguridad», que analiza la opinión de más de 4.500 padres en Europa sobre la manera en la que abordan la movilidad infantil, se diseñó para comprender mejor la forma en que los padres y futuros padres toman decisiones sobre la seguridad de sus hijos, así como para saber si cuentan con la información suficiente para proteger a sus bebés.

En general, el informe revela que hay una falta de conexión entre las buenas intenciones de los padres y el cumplimiento de las normas de seguridad en cada etapa del viaje:

  • Posponemos el momento: casi un cuarto de los padres europeos compra la primera silla de seguridad una vez que el bebé ha nacido, aun cuando se recomienda adquirirla con anterioridad y en algunos países es ilegal abandonar el hospital sin ella.
  • Problemas de compatibilidad: uno de cada diez padres admite que no comprobó si su silla de seguridad era compatible con su coche antes de realizar la compra. Una quinta parte consultó en internet para orientarse, pero no lo comprobó físicamente antes de comprarlo.
  • No le dedicamos tiempo: casi una quinta parte de los padres dedicó menos de una hora a informarse sobre las diferentes opciones disponibles para la primera silla de seguridad, mientras que el 67 % admitió que empleó más tiempo en la compra de su teléfono o tableta electrónica.
  • Límites de velocidad: Casi una tercera parte confiesa haber superado el límite de velocidad mientras viajaban con un niño en el coche, con un porcentaje de padres superior al de las madres (el 38% contra el 25% respectivamente).
  • Desviar la atención al volante: Una quinta parte admitió haber comido conduciendo y un 16 % haber usado el teléfono móvil sin el manos libres estando al volante y con sus hijos a bordo, lo que se traduce en una falta de atención a la carretera.

Los padres también desconocen las tecnologías más recientes relativas a la seguridad y de las sillas de seguridad infantil. Casi la mitad no ha escuchado nunca o no comprende los beneficios de la tecnología ISOFIX, tecnología que define unos puntos de anclaje estándares que minimizan los errores en la instalación al a vez que mejoran la protección. De manera similar, y a pesar de que lleva vigente desde julio de 2013, más de la mitad de los padres (51 %) desconoce la legislación i-Size, una normativa europea en sillas de seguridad que mejora la protección de los niños. 

 

Etiquetas: silla del coche

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS