Piscinas hinchables

Piscinas hinchables: peligros y medidas de seguridad

Las piscinas hinchables son la opción más rápida para refrescar y mantener entretenidos a los niños en verano pero, ¿conoces los riesgos y los peligros que pueden suponer? Es necesario tener en cuenta varias medidas de seguridad para evitar desgracias.

piscina
Fuente: iStock

Parece que la subida de temperaturas, un año más, no da tregua. Poco a poco vamos notando el sabor del verano y, con él, llega también el calor y la necesidad de darse un chapuzón o remojón para refrescarse.

No todas las familias tienen fácil acceso a alguna instalación acuática por lo que la venta de piscinas portátiles e hinchables para instalar en casa aumentará de manera exponencial. De hecho, esta idea tiene aun más sentido si el público al que va destinada son los niños.

Aunque la idea de comprar una piscina hinchable para instalar en casa es bastante atractiva, hay que analizarla bien antes de lanzarse a adquirirla.

Entre otros, no podemos olvidar que llevan implícitos una serie de peligros como el ahogamiento, las caídas o las contusiones que a veces se nos olvidan debido a que la dimensión de estos espacios suele ser reducida. En palabras de Daniel Jiménez, pediatra en el Hospital Vithas Vitoria, “toda actividad en piscinas supone un riesgo de ahogamiento y otras lesiones”.  Una afirmación que completa el doctor Jorge Huerta, especialista en Medicina Familiar del centro Mi Tres Torres de Barcelona y miembro de Top Doctors, “en muchas ocasiones se subestima el riesgo real de este tipo de piscinas por ser pequeñas y no contener grandes cantidades de agua”.

En concreto, aparte de los ahogamientos, estas superficies mojadas pueden ser causa de contusiones como heridas abiertas y traumatismos a cualquier nivel, sobre todo, la posibilidad de producirse un traumatismo craneal con la pérdida o alteración de la conciencia.

¿Cómo podemos evitarlo?

Ambos especialistas coinciden en que la medida de seguridad más básica y efectiva contra ahogamientos y otros peligros en piscinas hinchables es la supervisión por parte de un adulto. Conviene tener siempre presente que no podemos perder de vista al niño en ningún momento, olvidando así la idea de ofrecerles la piscina como una alternativa de entretenimiento mientras nosotros hacemos otras tareas.

Además de este, el doctor Huerta ofrece una serie de pautas:

  • Intentar que sea un adulto con habilidades de nadar el que supervise al niño
  • Realizar un curso de primeros auxilios para poder actuar en caso de que sea necesario
  • No dejar a los niños pequeños solos o bajo vigilancia de otro menor de edad
  • Evitar situaciones en las que puedan quedar atrapados y les sea complicado salir
  • Asegurarse el uso de un chaleco salvavidas homologado en piscinas para niños pequeños
  • No es recomendable correr en perímetros de piscina por el riesgo de resbalar

Pautas que Jiménez completa con estas otras:

  • Emplear materiales antideslizantes en el suelo de la piscina
  • Utilizar calzado que evite resbalar
  • Dejar a disposición del menor, elementos para asistir en el aprendizaje de la natación como manguitos, flotadores o bandas, entre otros.

¿Qué hay que tener en cuenta antes de comprar una piscina hinchable?

De acuerdo a las palabras de los pediatras, lo primero que tiene que tener en cuenta una familia que quiera comprar una piscina o una superficie de baño es la profundidad, la cual irá asociada a la edad del menor que la vaya a utilizar. En concreto, cuanto más pequeños, menor deberá ser la profundidad ya que a estas edades, incluso la profundidad más mínima pueda provocar un accidente o ahogamiento.

Y, por supuesto, deberá cumplir con los certificados de seguridad, incluyendo un manual de usuario sobre su uso y mantenimiento.

Además de todo esto, el doctor Jorge Huerta nos recuerda que no es recomendable dejar las piscinas con agua sin tratar varios días porque se podrían desarrollar infecciones y ser criadero de hongos y mosquitos.

La importancia de elegir bien el lugar donde se coloca

Al igual que la piscina tiene que atender a unas recomendaciones claras de cara a la salubridad de los usuarios, tampoco se debe olvidar las condiciones del lugar en el que se vaya a colocar. Sin duda, este será el desencadenante que hará que te decantes por una u otra.

“No se recomienda instalar piscinas en terrazas, balcones o azoteas sin haber realizado un estudio previo del peso que puede soportar”, afirma el doctor Jiménez.

Esta consideración han de tenerla muy en cuenta los usuarios que vivan en piso, ya que los que dispongan de una casa baja podrán optar por colocarla en el jardín. En este caso, hay que ser muy responsable y ser consciente tanto de la sobrecarga a la que se somete cualquier superficie sobre la que se instale agua acumulado, como de las limitaciones del suelo en altura, tal y como te informábamos en este artículo.

Marta Moreno

Marta Moreno

Como dijo Nelson Mandela “la educación es el arma más poderosa que existe para salvar el mundo”. ¿Qué tal si educamos desde el respeto, el amor y en familia?

Vídeo de la semana

Continúa leyendo