Cómo utilizarlos

Remolques infantiles para la bicicleta: normas de uso

Compartimos una serie de consejos si estás pensando circular con tus hijos en bici con remolque y te explicamos qué normativa debes consultar para asegurarte de que sean legales en tu ciudad.

Foto: iStock
Foto: iStock

Si vives en una ciudad amable con el transporte sostenible, que haya invertido en carriles bici seguros, ajenos al tráfico rodado, que lleguen a las puertas de los colegios y demás espacios públicos frecuentados por familias —suena utópico pero afortunadamente existe, no es una ciudad ficticia—, habrás visto el crecimiento exponencial de padres y madres que circulan en bicicleta con remolques en los que viajan sus peques.

Este tipo de artilugios también existe para llevar perros, por ejemplo, y mercancías, por supuesto, y son una gran alternativa al vehículo privado para sumar un granito de arena más al cuidado del medioambiente y para fomentar la vida activa. Son, además, una alternativa también a las sillitas acopladas a la bicicleta que tienen una ventaja con respecto a estas: pueden utilizarse durante más tiempo; la mayoría de los remolques son aptos hasta los 5 o 6 años de edad, alrededor de 115 cm de altura y unos 40 kilos de peso aproximadamente. 

En el otro lado de la balanza está su precio, que no es barato. Lógicamente, son una estructura semiautónoma que requiere un diseño seguro con su propia suspensión (no todos lo tienen), neumáticos, su sistema de ajuste con cinturón incluido, sus protecciones, etcétera. Además, hay modelos que se pueden convertir en carrito de paseo quitando la barra que les une a la bici y añadiendo una o dos ruedas pequeñas delanteras. En función de este último detalle, de la calidad de los materiales, del diseño y del tamaño, entre otros factores, el precio del remolque infantil variará, pero lo normal es que por lo menos ronde los 200 euros su precio.

Confusión con las normas de uso

Existe todavía hoy en día mucha confusión general en torno al uso de los remolques para bicicletas. No así en quién ya disponga de uno porque es fundamental asegurarse antes de que su uso sea legal en el municipio por el que se va a circular con él, pero las muchísimas personas que solo los conocen de vista se preguntan si realmente son legales o no.

La respuesta es sencilla pero requiere explicación. El Reglamento General de Circulación, en su artículo 12.4, dice en el Reglamento General de Circulación, artículo 12.4, dice literalmente lo siguiente: “Las motocicletas, los vehículos de tres ruedas, los ciclomotores y los ciclos y bicicletas podrán arrastrar un remolque o semirremolque, siempre que no superen el 50 por ciento de la masa en vacío del vehículo tractor y se cumplan las siguientes condiciones: a) Que la circulación sea de día y en condiciones que no disminuyan la visibilidad. b) Que la velocidad a que se circule en estas condiciones quede reducida en un 10 por ciento respecto a las velocidades genéricas que para estos vehículos se establecen en el artículo 48. c) Que en ningún caso transporten personas en el vehículo remolcado”. Esta normativo prohibiría los remolques infantiles, pero dicho artículo legal se cierra con un matiz esencial en esta cuestión: se refiere a la circulación en vías interurbanas. “En circulación urbana se estará a lo dispuesto por las ordenanzas correspondientes”, concluye el artículo en cuestión.

Por lo tanto, la normativa general deriva a la ciudadanía a aquella ordenanza en materia de circulación que esté vigente a nivel municipal. Dicho de otra forma: cada persona que vaya a circular con un remolque en su bicicleta debe asegurarse antes de que en el municipio donde lo vaya a hacer sea legal.

Afortunadamente, aunque quedan ciudades donde no es legal hacerlo, la mayoría de las grandes urbes ha ido actualizando su normativa de movilidad en los últimos años para favorecer el transporte sostenible, y eso ha hecho que el remolque para niños se acepte en ciudades como Barcelona, Sevilla, Valencia o Madrid, entre otras muchas. 

¡Asegúrate antes de comprarlo que tu ciudad también los permite!

Consejos

Antes de cerrar la pieza, compartimos contigo, por si eres novato en la materia y estás pensando hacerte con un remolque infantil para llevar a tus hijos al cole, una serie de consejos de la mano de remonquesdebici.es, tienda especializada en productos para la bicicleta, incluido remolques infantiles.  

 El equipo de la tienda hace hincapié en siete cuestiones concretas que reproducimos a continuación porque consideramos que son de interés general para los usuarios o futuros usuarios de bicicleta con remolque:

  • Guardabarros: Es conveniente instalar un guardabarros trasero completo (bajo) a la bici para no echar arena o barro al carro o remolque, incluso en verano si se circula por pista.
  • Anchura: Se debe tener en cuenta que el remolque es más ancho que la bici al pasar por sitios estrechos. Hasta acostumbrarse es conveniente llevar los protectores de rueda; después se pueden quitar.
  • Velocidad: Dado que los remolques de bici no llevan freno propio, conviene no superar los 16 Km/h.
  • Confort: En los remolques de bici que no tienen suspensión es conveniente no circular por sitios excesivamente bacheados y también es conveniente llevar la presión de los neumáticos algo baja (Sobre 1,8 Kg.).
  • Bebés: Los bebés deben ir en los capazos especiales para este tipo de remolques bici. Los capazos de "coche" son difíciles de sujetar, ocupan y pesan demasiado.
  • Asa: En los modelos con asa trasera, este asa sirve para empujar el carro, no se debe utilizar para levantar el carro o subir escalones, ya que la sujeción podría partirse o doblarse. Cuando se deban subir escalones sujetar de la estructura del carro.
  • Circula por carriles bici, fincas particulares, pistas forestales y carreteras cerradas al tránsito de vehículos a motor.
Rubén

Rubén García Díaz

Papá de dos niñas y periodista, la mejor combinación para que broten dudas, curiosidades, consejos efectivos (también otros que no lo son tanto) y experiencias satisfactorias que compartir en este espacio privilegiado para ello.

Continúa leyendo