Vídeo de la semana

Tronas de bebé

Tronas de bebé: ¿cómo elegir la perfecta?

Elegir una trona segura y confortable para tu bebé es fundamental. Conoce las características apropiadas que debe tener y cuándo puede empezar a usarla tu bebé. Si necesitas ayuda, en este artículo te informamos de todo lo necesario.

Elegir trona
Freepik

Los bebés necesitan un espacio seguro, confortable y adecuado para aprender a comer. Las tronas de bebé son la mejor opción para establecer las rutinas de alimentación de forma cómoda. Vamos a analizar las claves para elegir la que mejor se adapte a nuestros hijos. Para ello, nos apoyamos en un estudio realizado por la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) sobre los principales aspectos en los que fijarnos.

A la mesa como uno más

En primer lugar, hay que señalar que las tronas de bebé son un elemento prácticamente indispensable para dar de comer a nuestros hijos, al facilitarnos un espacio diseñado para tal fin. Todos los que vivimos la maternidad o paternidad conocemos la necesidad de un elemento de fijación para alimentar a nuestros hijos, y las tronas de bebé son nuestras mejores aliadas.

Además, las tronas de bebé ayudan a la interacción con los integrantes de la familia, ya que la posición sentada les hace partícipes de algo tan cotidiano como sentarse a la mesa. Asimismo, el tablero a modo de mesita posibilita que podamos utilizarlas para ofrecerles algún juguete mientras terminamos de comer y recogemos la mesa.

 

¿A partir de qué edad usamos las tronas de bebé?

El uso de las tronas está recomendado a partir de los seis meses y hasta los tres años, si bien nunca debemos olvidar que el desarrollo de cada niño es diferente y debemos hacer las adaptaciones que necesiten.

 

Seguridad ante todo

Las tronas de bebé requieren de medidas de seguridad para nuestros hijos, evitando en la medida de lo posible riesgos asociados a una caída. Por ello, debemos asegurarnos de que el bebé esté bien ubicado dentro de la trona, así como utilizar siempre los sistemas de seguridad incorporados, tanto los cinturones como los arneses, que en todo momento deben estar bien abrochados. 

Es fundamental tener siempre a nuestros hijos a la vista, ya que pueden hacer algún movimiento brusco que les haga caer desde una altura considerable. 

En este sentido, a la hora de elegir la mejor trona de bebé debemos fijarnos en que la silla sea estable, así como que los bordes de la trona sean redondeados o acolchados, para reducir la posibilidad de golpes. Es también muy importante que no haya piezas sueltas que puedan llevarse a la boca o pequeños espacios en los que sus dedos puedan sufrir algún tipo de percance.

 

¿En qué más debemos fijarnos al elegir una trona?

Además, hay otras cuestiones que debemos analizar para elegir la mejor trona de bebés. La altura del respaldo debe tener al menos 35 centímetros y contar con una ligera inclinación hacia atrás. Es importante que la bandeja sea extraíble para facilitar su limpieza. 

Además, es aconsejable que el reposapiés sea regulable, por el constante crecimiento de nuestro hijo. Y si la trona lleva incorporadas ruedas, asegúrate que llevan un sistema de frenado incorporado.

 

En definitiva, elegir la mejor trona de bebé requiere de un análisis previo que hará que nuestra decisión sea la más acertada. Lo fundamental es comprobar que cuenta con los elementos de seguridad adecuados, escoger mejor una trona evolutiva, que crezca con el bebé y comprar la más acorde con nuestras necesidades y la relación calidad-precio.

También te puede interesar:

Continúa leyendo