PATROCINADO

Gabriela Reimunde prueba con sus dos hijos My First Pinypon

Una madre de un niño de 3 años y una niña de 1 año nos cuenta en base a su experiencia los beneficios de estos juguetes que no entienden de sexos con los que pueden aprender mientras se divierten a lo grande.

"Es el juguete idóneo para el baremo de 1 a 3 años que es justo la edad de mis hijos y pueden jugar juntos". Son palabras de Gabriela, una de las mamás que gracias a SerPadres ha tenido la oportunidad de que su familia probara My First Pinypon, la gama de juguetes nacida a partir de los Pinypon de siempre pero pensada para los peques en edad preescolar. Para ello no solo las figuras han aumentado su tamaño de forma que sean más manipulables y seguras para los niños y niñas, sino que también están diseñadas para que puedan trabajar diferentes aspectos en función de la etapa educativa en la que se encuentren. "Es un juguete que ofrece muchísima versatilidad y mucho aprendizaje para las diferentes edades", afirma Gabriela.

Esta mamá ha comprobado de primera mano con sus hijos el sinfín de posibilidades que ofrece: "Mientras que para mi hijo mayor está genial por las formas, los colores, los vehículos y las profesiones, la pequeña está con motricidad, lo mete, lo saca y te lo enseña", argumenta, "es una gozada porque cada uno desarrolla la faceta que tiene en esa edad", puntualiza. 

Figuras intercambiables

My First Pinypon se compone de la Granja Día y Noche con figuras diferentes, accesorios variados y hasta tres sonidos diurnos distintos y dos más nocturnos que se activan simplemente presionando una figura en la posición central del juego; de figuras de profesiones con las que se fomenta el vocabulario ya que entre ellas se encuentran desde un médico, un policía, un bombero y un cocinero, entre otros; y de la línea Happy Vehículos, en la que hay diferentes medios de transportes.

Todos ellos son intercambiables y es este aspecto uno de los más les gusta a los peques como ha reconocido Gabriela: "De repente van a la granja y cogen el tren, la que vuela en helicóptero se monta en otro vehículo... depende como sea el niño de ordenado, creativo o que le guste mezclar. Hay posibilidades para todos los gustos", explica. Además, el hecho de que se separen las cabezas de los cuerpos y tengan diferentes caras permite abordar temas como el de las emociones y así asimilar conceptos como la tristeza, la felicidad o el enfado mediante el juego. 

A todo esto hay que añadir un componente nostálgico que Gabriela no ha querido dejar de mencionar durante su testeo: "Me hace especial ilusión que mis hijos estén jugando ahora con My First Pinypon porque cuando fui niña yo también jugaba con estos muñecos", recuerda esta mamá con cariño.