Todo un reto

Mi hijo lo tira todo al suelo constantemente y es insoportable

Entre los 12 y los 24 meses es una conducta muy habitual que no significa, a diferencia de lo que muchos padres creen, que nos quieran desafiar.

Foto: iStock
Foto: iStock

¿Tú hijo se pasa el día tirando objetos al suelo de forma repetitiva? ¿Y la comida? Esta conducta es muy habitual, sobre todo entre los 12 y los 24 meses de vida. Los adultos, una vez comprobamos que lo siguen haciendo pese a explicarles varias veces “por las buenas” que no deben hacerlo y por qué, tendemos a creer que nos están provocando, pero los expertos explican que no es así.

Podemos diferenciar entre objetos y comida porque las connotaciones de la acción cambian. En el caso de los objetos, si son juguetes o cosas que no pueden romperse y que no son un peligro para ellos -una pelotita blanda, un cartón, tapones de corcho, botella de plástico vacía, un peluche, etc.-, este hábito puede ser un juego más en el que además podemos colaborar. 

En estos casos, explican desde Motriko, especialistas en psicomotricidad terapéutica, infantil y acompañamiento familiar, “Lo dejan caer o lo lanzan con fuerza, y en algunas ocasiones van a recuperarlo por sí mismos, sobre todo si se pueden mover libremente. En otras ocasiones, miran a su mamá, dándole a entender que desean recuperar el objeto que acaban de lanzar”. Con ello, añaden desde Motriko, “está empezando a descubrir que la separación es algo reversible; es decir, que aunque un objeto se aleje de él, aunque sea lanzado, o incluso desaparezca de su vista… el objeto sigue existiendo”. 

¿Por qué lo hace?

Dado que es una actividad propia de la edad y que no tiene por qué ser negativa, no debemos perder la paciencia y tampoco prohibirla. Basta con asegurarnos de que se lleva a cabo de forma segura, para lo cual es esencial controlar el espacio donde está jugando el niño o niña y el objeto con el que lo hace. Guardad en casa objetos que sean seguros para que pueda disfrutar tirándolos y recogiéndolos, y si quiere que lo hagáis con ellos y el cansancio acumulado, el contexto o el estado emocional no os lo permite, explicádselo de la mejor forma posible.

“Es probable que acompañar a tu hijo en este juego sea más fácil cuando entiendes qué se juega realmente en ello; tú misma podrás participar en este juego y enriquecerlo compartiéndolo con tu hijo/a”, concluyen al respecto desde Motriko.

¿Cómo debo actuar?

Con la comida hay matices distintos. Aunque los niños y niñas también lo hacen como parte de su aprendizaje, es evidente que no está bien desperdiciar alimentos, por lo que existen opciones válidas para dejarles que las tiren sin preocuparnos por ello. 

En este caso no queda otra que armarse de paciencia y tranquilidad, explicarle las veces que haga falta por qué no debe tirar la comida de manera calmada y tratar de evitar que ocurra pero utilizando la inteligencia y no la fuerza. ¿Cómo? Anticipándote poniendo la mano a tiempo o quitando el plato. 

Pero al igual que en otros aspectos de su desarrollo, también con este hábito de tirar la comida es importante saber por qué lo hacen, y no es por provocaros. “Con 12 o 18 meses o incluso con 2 años el niño o la niña no tiene esa capacidad para planificar un acto tan complejo”, asegura Álvaro Bilbao, que insiste en que “los niños no quieren desafiar a los padres, solo aprender de ellos”.

En opinión del experto, lo que están buscando los peques con esta acción es aprender cómo de importante es la regla que le estamos poniendo diciéndole que no se tira la comida, cómo funciona su papá o su mamá en función de las veces que repite algo que le están explicando que no debe hacer, y cómo actúan los mayores cuando algo no sale como quieren. “Esta información les ayudará a saber cómo gestionar sus propias emociones cuando esté con otros niños y adultos”, concluye el neuropsicólogo.

Rubén

Rubén García Díaz

Papá de dos niñas y periodista, la mejor combinación para que broten dudas, curiosidades, consejos efectivos (también otros que no lo son tanto) y experiencias satisfactorias que compartir en este espacio privilegiado para ello.

Continúa leyendo