Manualidades

Juegos para estimular su imaginación: historias con piedras pintadas

Te enseñamos una manualidad muy sencilla que traerá horas y horas de diversión.

manualidades

Los niños no necesitan juguetes muy sofisticados: muchas veces los objetos cotidianos o encontrados en la naturaleza les llaman la atención más que cualquier otra cosa. Te proponemos un juguete muy sencillo que podéis hacer en casa y con el que los niños lo pasarán en grande. ¡Solo necesitáis piedras, pinturas acrílicas y mucha imaginación!

Se trata de pintar en cada piedra un elemento que luego se puede emplear para formar una historia. Puedes pintar cuantas piedras necesites y todo lo que se te ocurra, pero te recomendamos incluir, por ejemplo, personas – que pueden ser incluso los miembros de la familia-, animales, árboles, lugares – el parque, la casa, el colegio, el mar-, elementos como el sol y la lluvia, medios de transporte… Seguro que, una vez que te pongas, se te ocurren muchas posibilidades. Por ejemplo: puedes pintar una piedra oscura para representar la noche.

piedras pintadas

Elige piedras planas y de un tamaño adecuado: ni muy grandes para que no sean muy pesadas, ni muy pequeñas – para que el niño no se las trague-. No hace falta ser un gran artista para decorarlas: como no son muy grandes, los dibujos con formas sencillas son los que mejor quedan. Para guardarlas, puedes hacer una bolsa de tela con cordones o aprovechar para reciclar algún estuche o recipiente que no necesites.

Lo mejor es que, si tienes hijos más mayores, te pueden ayudar a pintar las piedras y hacer todos juntos esta divertida manualidad. Después, todos pasaréis muy buenos ratos creando nuevas historias. También podéis jugar a sacar una piedra al azar y construir una historia a partir del elemento representado en ella, o bien coger varias piedras y retaros a contar una historia con ellas. ¡Las posibilidades son infinitas!

Fuente: las fotos las hemos encontrado en Pinterest y en el blog Paint on the Ceiling

Etiquetas:

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS