El juguete del momento

¿Por qué el 'pop it', el juego de las burbujas que está de moda, gusta tanto a los niños?

Es el juguete de moda entre los peques, muy eficaz en su objetivo original que no es otro que rebajar el nivel de estrés y ansiedad, y muy divertido si se le dan usos alternativos.

Foto: iStock
Foto: iStock

A menudo buscamos la inspiración de una forma demasiado rebuscada y forzada cuando lo cierto es que las mejores ideas nos las proporciona aquello que nos rodea en el día a día. Solo hace falta tener los ojos bien abiertos y la suficiente claridad mental para detectar las señales, tal y como hicieron los primeros diseñadores de juguetes que inventaron el invento de moda entre los niños, el pop it o juego de las burbujas.

En realidad, no sabemos si así fue como la empresa israelí Theora Design creó este juego que tiene enganchados a niños y niñas de todas las edades y, ojo, también a adolescentes que han encontrado, con TikTok como inspiración, distintos juegos divertidos para exprimir el concepto, pero parece muy claro que algo debió tener en la idea inicial ese deseo irrefrenable del ser humano por explotar burbujas cuando un papel que las tiene está a la vista. ¿Quién no ha sentido dicha necesidad en alguna ocasión?

Exactamente eso, estallar burbujas, es lo que propone el pop it, juego del que hay múltiples versiones en lo que respecta a la forma y el tamaño. La idea de este invento es que ofrezcan precisamente una sensación similar de la que produce el estallido de las burbujas del papel de embalar: relajante, tanto por la textura como por el movimiento que se hace y, no menos importante, por el sonidito que se produce al explotar cada burbuja.

¿Por qué gusta tanto?

Está claro que hacerlo consigue rebajar el estrés. Es como si concentrara toda nuestra atención en ello y eso ayuda a que nos olvidemos de lo demás por un rato. Tiene mucho de terapéutico, exactamente igual que el pop it, que consigue volver a la calma y frenar el descontrol emocional en los más pequeños, por ejemplo. 

De hecho, este juguete fue diseñado para trabajar con niños con TDAH (Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad) para que al usarlo liberaran energía y relajaran su nivel de ansiedad. Ha sido tal el éxito que se ha expandido su uso entre todos los peques… y algunos adultos que aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid (que su hijo lo tiene en casa) le han cogido el gustillo también. En los adolescentes, como decíamos antes, fue TikTok quien le dio popularidad al pop it durante la pandemia porque fue uno de los artículos utilizados para los famosos retos virales de la red social.

Los peques los adoran, atraídos por sus dibujos y su sencillo sistema, pero sobre todo porque consigue su objetivo: tiene algo el pop it de atracción magnética. Es, en definitiva, un diseño certero, que consigue lo que se propone. 

Múltiples funciones

Pero es que además la comunidad educativa, ingeniosa como pocas, ha sabido sacarle si cabe más provecho al juego de moda y aprovechando su tirón entre los niños y niñas lo utilizan para fines didácticos y educativos con distintas ideas que han convertido en juegos de dinámica sencilla que generan interés, motivación y, en consecuencia, aprendizaje en los peques. En esta pieza ya te mostramos precisamente algunos de estos usos educativos que se le pueden dar al juguete viral del momento, el pop it. 

Seguro que la próxima Navidad es un producto recurrente en el saco de Papá Noel y en las listas a los Reyes Magos. Apunta su nombre si tu hijo o hija no te ha hablado aún de él.

Rubén

Rubén García Díaz

Papá de dos niñas y periodista, la mejor combinación para que broten dudas, curiosidades, consejos efectivos (también otros que no lo son tanto) y experiencias satisfactorias que compartir en este espacio privilegiado para ello.

Continúa leyendo