Pautas

Trucos para llevar a tu hijo a la peluquería por primera vez

La experiencia es un grado, así que compartimos contigo aquellos tips que nos han funcionado en una situación que puede complicarse mucho más de lo que uno se imagina a priori.

Foto: iStock
Foto: iStock

Si nunca antes has llevado a tu hijo o hija a la peluquería es bastante probable que la experiencia no sea satisfactoria así que, como es mejor prevenir que curar, te recomendamos aplicar una serie de consejos antes de que llegue el día de la cita y también te aconsejamos tener en cuenta otra serie de tips que pueden ayudarte en un momento dado a controlar y resolver la papeleta.

Infórmale previamente

Contarle a los peques de manera anticipada qué va a pasar siempre es bueno. Puede que te pregunten de más y ya no sepas qué responder pero eso tampoco es malo porque así tendrán en la cabeza que algo va a ocurrir y al menos se habrán hecho una idea aproximada de ello. La sorpresa y el rechazo a lo desconocido no ayuda a que su predisposición sea la mejor pero contándoselo antes puedes limitar la primera de las dos cuestiones.

Cuéntale de camino la parte positiva de la experiencia

Le hayas dicho antes o no que toca ir a la pelu por primera vez en su vida, en el camino hasta la pelu es fundamental que insistas en la parte positiva de la experiencia: lo majos que son, lo mucho que “mola” el local, si tienen alguna silla infantil destaca lo que es para que les apetezca subirse, etcétera. Se trata de despertar su curiosidad y su motivación al mismo tiempo que no les pilla de sopetón, lo cual aumenta las posibilidades de que reaccionen de forma negativa.

Llévale contigo antes alguna vez

A que observe y se relacione con un entorno que nunca antes ha visto. Así, como verá que es divertido y ameno, seguramente pondrá menos problemas para ir el día que le toque. Sobre todo si la peluquería es la misma y ya conoce a quién le va a cortar el pelo. En caso de que no sea la misma, si está cerca de casa donde tenéis cita previa, podéis hacer por pasar delante del local y verlo aunque sea desde fuera y destacar aquello que pueda ser atractivo para el niño o niña.

La cita

Si podéis evitar aquellas horas en las que suele tener un bajón motivado por el sueño o por el hambre, hacedlo porque esto puede ser un motivo de fracaso de la experiencia. Además, no es fácil conseguirlo, pero si podéis acudir a una hora donde el local no esté muy lleno, mucho mejor porque el ambiente no será tan caótico como puede ocurrir en una peluquería en hora punta, habrá menos ruido y también menos distracciones.

Locales especializados

Han proliferado mucho en los últimos tiempos. Son un poquito más costosos los cortes de pelo normalmente pero a cambio están repletas de recursos que ayudan a los peques a estar más tranquilos. Sin ir más lejos, la decoración y los propios asientos, casi siempre tematizados para que les motive sentarse en ellos. Algunas incluso tienen monitores individuales o tablets en cada puesto. Ya sabemos que no es lo ideal pero hay veces que no queda otra y tampoco será mucho tiempo. La gran ventaja de este tipo de peluquerías es que el personal está muy acostumbrado a lidiar con el cliente infantil por lo que tendrán acumulados más recursos en la chistera para conseguir su objetivo, cortarles bien el pelo.

Estate a su lado y ponte en manos de los profesionales

Debes encontrar un equilibrio entre no molestar y acompañar a tu hijo o hija en todo momento. Para ello, intenta molestar lo menos posible siguiendo las instrucciones del peluquero o peluquera pero no quedes lejos porque ayudará al niño el hecho de tener a su lado a su figura de apoyo seguro. Si es muy peque quizá puedas cogerle tú en brazos siempre y cuando te deje el experto o experta  en el manejo de las tijeras.

Jugad aprovechando el entorno

Si estáis a su lado, para que se distraiga, dado que en las peluquerías suelen haber muchos elementos de distracción, podéis tirar de imaginación y plantearles juegos tipo veo veo para mantenerle tranquilo durante el mayor espacio de tiempo posible.

Algún juguete

No está de más echar en la mochila o bolso un juguete pequeño que pueda serviros de recurso para entretenerle otro ratito en la silla mientras le cortan el pelo. Seguro que tenéis algún juguete salvavidas para este tipo de situaciones.

Vídeo de la semana

Continúa leyendo