Familia

¿Es feliz tu hijo?

Todos los padres quieren que sus hijos sean felices. ¿Y cómo podemos saber si un niño tiene una actitud positiva ante la vida? Con este test, para niños de 6 años en adelante, puedes descubrirlo.

0 / 0
niña tirando confeti

1/15 El pequeño juega y se divierte y es que ¡a mi hijo le encanta reír!

niño monopatín traje y alas

2/15 Mi hijo no para quieto y es porque ¡es un valiente!

niña con dibujo fuerza por detrás

3/15 Mi hijo sabe defender sus intereses y necesidades.

niño sociable

4/15 Mi hijo es un niño muy sociable.

niño enfadado

5/15 Cuando mi hijo está enfadado o triste, lo hace saber claramente.

niño cara traviesa

6/15 A mi hijo le gusta hacer bromas y chistes.

niña pulgares arriba

7/15 Las experiencias vitales de mi hijo están siendo más positivas que negativas.

familia comiendo junta

8/15 Nos encanta pasar tiempo con los abuelos y otros familiares.

niño haciendo el pino

9/15 Mi hijo no para quieto un momento, le encanta moverse.

niños haciendo fuerza

10/15 Mi hijo tiene una gran confianza en él mismo.

niños carrera

11/15 Mi hijo fantasea con el futuro y hace planes para más adelante.

niño deporte

12/15 Tiene claras sus aptitudes y limitaciones.

niña dinero

13/15 El dinero significa poco para él.

niña con perro

14/15 Mi hijo es una persona sensible.

madre e hijo riendose

15/15 Intento enseñarle a resolver los problemas con sentido del humor.

¡Felicidades! Tu hijo se siente seguro.

Tu hijo tiene la suficiente autoestima, es capaz de recuperar la confianza en él mismo y se toma las cosas con sentido del humor. Además, muestra la independencia propia de su edad. ¡Está bien preparado para enfrentarse a todas las vicisitudes de la vida!

Un niño feliz, pero le vendría bien aumentar su tolerancia a la frustración

Básicamente, tu hijo suele ver las cosas desde una perspectiva positiva, pero puede que en ciertos momentos se deje invadir pronto por el mal humor. Si sus padres le ayudáis a confiar más en el futuro y a aumentar su tolerancia a la frustración, os lo agradecerá más adelante.

¡Huyamos del mal humor!

Incluso los pequeños problemas pueden hacer que tu hijo se sienta angustiado. Pero ese estado de ánimo puede cambiarse. Vosotros, sus padres, podéis enseñarle a resolver conflictos y lidiar con el estrés para que se sienta más feliz.